Amnistía Internacional: Venezuela debe proteger a los detenidos
Amnistía Internacional: Venezuela debe proteger a los detenidos
Redacción EC

Madrid (Agencias) Amnistía Internacional (AI) alertó hoy del riesgo de que Venezuela entre en una crisis de derechos humanos por los abusos cometidos en el marco de la ola de protestas que comenzó a principios de febrero y que arroja ya un balance de 37 muertos y más de 550 heridos.

En un informe lanzado en Madrid a nivel mundial, que lleva el nombre de "Venezuela. Los derechos humanos en riesgo en medio de protestas", la organización documenta violaciones y abusos de los DD.HH. con testimonios de víctimas y fotografías, entre otros, en el contexto de las masivas manifestaciones.

Entre sus principales propuestas, AI pidió al gobierno que haya más protección para el derecho de los detenidos a un proceso judicial justo y que continúen los esfuerzos para garantizar el control de armas en Venezuela. 

Estas peticiones se incluyen en el Plan Nacional de Derechos Humanos dentro del reporte.

"(Que) se proteja el derecho de todos los detenidos al debido proceso", indica el informe, y pide también un mayor compromiso del gobierno venezolano contra la tortura. El documento sustenta ambas recomendaciones con el relato de varios casos de maltrato contra los detenidos.

Las violaciones de DD.HH. recogidas por AI abarcan desde el uso excesivo de la fuerza durante las protestas por parte de agentes, hasta "torturas y tratos degradantes", o ataques contra periodistas y medios de comunicación.

CONTROL DE ARMAS
Amnistía Internacional propone, también, que el plan incida en el control de armamento en Venezuela, esto al registrar el "alto número de armas ilegales que circulan; muchas de ellas en manos de grupos armados pro gobierno".

AI recuerda que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se comprometió en febrero a tomar medidas para desarmar y llevar ante la justicia a estos grupos chavistas que habían ejercido violencia contra manifestantes. "Hasta ahora, estos compromisos no han sido llevados a la práctica", denunció la ONG.

"Amnistía Internacional no tiene conocimiento de que ninguna persona de estos grupos haya sido detenida o esté siendo investigada por su responsabilidad en abusos a los derechos humanos durante las protestas", indicó el informe.

PODRÍA HABERSE EVITADO
La organización considera que la grave situación que atraviesa el país latinoamericano podría haberse evitado si el gobierno venezolano hubiera priorizado la protección de los derechos humanos en la última década. "Queda mucho por hacer para asegurar que Venezuela sea un país en el que todos y todas puedan vivir con dignidad y disfrutar de todos sus derechos", señala.

"A menos que todos los líderes políticos, tanto de gobierno como de oposición, muestren un claro compromiso con los derechos humanos y el estado de derecho, tanto en palabras como en acciones, la actual situación podría desembocar en una crisis de derechos humanos", asegura.