(Fotos: Twitter @Articulo66Nica)
(Fotos: Twitter @Articulo66Nica)
Redacción EC

Managua. El nicaragüense Leonardo Rivas Guevara, un opositor al Gobierno de que había sido reportado como desaparecido desde hace seis días en el marco de la crisis que vive  desde abril del 2018, apareció este domingo con vida y con las siglas del  marcada sobre su espalda.

Rivas Guevara, de 24 años y que estuvo atrincherado en la estatal Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) cuando fue atacada por fuerzas policiales y parapoliciales en julio del año pasado, fue abandonado por sus captores en horas tempranas a las afueras de Managua, según relató a los periodistas.

Aseguró haber sido "secuestrado" hace seis días por un grupo de desconocidos que ocultaron su rostro con pasamontañas y durante ese tiempo lo mantuvieron en cautiverio.

Guevara dijo que fue lanzado de una camioneta, pidió ayuda y fue trasladado por una familia a un centro asistencial para curar sus heridas.

El opositor apareció con la cabeza rapada, con raspones y contusiones en distintas partes del cuerpo y marcada en su espalda las siglas "FSLN", que corresponden al gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional, según imágenes publicadas por la prensa local.

El nicaragüense estuvo atrincherado en la UNAN-Managua durante el ataque armado a esa casa de estudios y en una iglesia, entre el 13 y 14 de julio del año pasado, que dejó dos fallecidos.

Su caso es el segundo en que marcan siglas del "FSLN" sobre su cuerpo a un opositor.

En setiembre pasado, una mujer denunció a la Policía Nacional ante el Ministerio Público por marcar las iniciales "FSLN" a su hijo adolescente en uno de sus brazos.

Las iniciales FSLN corresponden al oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional, cuyo secretario general es el presidente Daniel Ortega, quien gobierna Nicaragua desde el 2007 y quien enfrenta su momento más adverso desde abril del 2018 por protestas en su contra.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 12 años en el poder, con acusaciones de abuso de poder y corrupción.

Desde abril del 2018, Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado al menos 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 594, y el Gobierno reconoce 199.

Fuente: EFE