El equipo de Avaaz reunió docenas de estudiantes que pidieron al Congreso que pusiera fin a la deforestación ilegal y aprobara leyes urgentes para proteger este precioso bosque. Foto: AFP
El equipo de Avaaz reunió docenas de estudiantes que pidieron al Congreso que pusiera fin a la deforestación ilegal y aprobara leyes urgentes para proteger este precioso bosque. Foto: AFP
Redacción EC

Brasilia. El grupo de acción ciudadana Avaaz entregó este miércoles al Congreso brasileño un documento respaldado por un millón de firmas en el que se exigen medidas para poner fin a la creciente deforestación en la región amazónica.

El documento fue entregado instantes en que la sufre una ola de incendios cuyo origen no está claro, aunque el presidente brasileño, , sugirió este mismo miércoles que pudiera haber sido provocada por organizaciones no gubernamentales con "intereses ajenos" al país.






Junto con ese documento, en el que se le exige al Congreso que adopte medidas para controlar los elevados niveles de deforestación, Avaaz entregó una encuesta, según la cual el 90 % de las personas que el año pasado votaron por el líder de la ultraderecha, respaldan esa petición.

"Aunque la presunción general es que el asunto genera discordias, el sondeo revela que tanto parlamentarios como electores de diversos espectros políticos opuestos concuerdan en una cosa: la Amazonía es motivo de orgullo y preservarla es fundamental", dijo Diego Casaes, coordinador de campañas de Avaaz en Brasil.

El documento fue recibido por miembros del Frente Parlamentario Ambientalista y de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, que también manifestaron su preocupación con la situación en la Amazonía.

El documento "es un recado claro de Brasil al Congreso y debemos hacer nuestros deberes. Espero que este acto político despierte al Parlamento, pues el poder que aquí se ejerce, se ejerce en nombre del pueblo", declaró el diputado Alessandro Molon, coordinador del Frente Parlamentario Ambientalista.

Foto: AFP
Foto: AFP

La entrega del documento fue acompañada por decenas de niños, con los que Molon se comprometió a "hacer lo posible" para "convencer" al Parlamento de la necesidad de abordar un debate más profundo en relación a las cuestiones medioambientales.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la Comisión de Medio Ambiente, Rodrigo Agostinho, quien afirmó que "la sociedad no acepta más que se continúe ocupando el territorio de la misma forma en que hace 500 años, derrumbando las selvas".

Según Agostinho, "si hay deforestación, hay más desigualdad, se destruyen los derechos y se contaminan las aguas, y los brasileños quieren y precisan un futuro diferente".

Fuente: EFE