(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Redacción EC

Brasilia. La Policía Federal (PF) de  capturó el martes a cuatro sospechosos de hackear autoridades, entre ellas el ministro de Justicia y Seguridad Pública, , exjuez de la operación anticorrupción Lava Jato, informó la institución.

La operación se llevó a cabo en la ciudad de Sao Paulo y en dos localidades del interior del estado homónimo (Araraquara y Ribeirao Preto) cumpliendo 11 órdenes judiciales, 7 mandatos de búsqueda y aprehensión y 4 de prisión temporal "con el objetivo de desarticular una organización criminal que practicaba delitos informáticos", precisó la PF en un comunicado.






Los encarcelamientos fueron decretados en el ámbito de la investigación sobre la invasión al celular de Moro, denunciada por el ministro a principios de junio, precisó a periodistas un portavoz de la PF.

No se determinó todavía si dicha invasión está relacionada con los supuestos diálogos privados entre Moro y los fiscales de Lava Jato filtrados desde junio por el portal The Intercept Brasil, que cuestionan su imparcialidad como juez de Lava Jato.

Los diálogos -supuestamente intercambiados a través de la aplicación Telegram- sugieren una intimidad entre el entonces juez Moro y la acusación, comandada por el fiscal Deltan Dallagnol, lo que podría según muchos juristas puede comprometer la imparcialidad de sus decisiones.

Moro, que no reconoce la autenticidad de los mensajes, niega haber cometido cualquier irregularidad y se mantiene firme en su cargo, con el respaldo del presidente Jair Bolsonaro.

El exjuez afirma ser víctima de 'hackers' que buscan revertir los resultados de la operación Lava Jato, que desde el 2014 puso a prominentes políticos y empresarios tras las rejas, entre ellos al expresidente izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

The Intercept -cofundada por el periodista estadounidense radicado en Brasil Glenn Greenwald- defiende la veracidad de los diálogos, que dice haber recibido de una fuente anónima.

Los mensajes obtenidos gracias a un "hacker" anónimo, son, según la oposición de izquierdas del país, la "prueba" de que Lula, condenado y en la cárcel por corrupción, fue objeto de un juicio "parcial", que en el fondo no era más que una "persecución política".

Fuente: AFP / EFE

TAGS RELACIONADOS