Módulos Temas Día

Más en Latinoamérica

La campaña electoral argentina llegó al show de Tinelli

Los tres principales precandidatos estuvieron presentes en el debut del show de televisión más taquillero de Argentina

La campaña electoral argentina llegó al show de Tinelli

La campaña electoral argentina llegó al show de Tinelli

Buenos Aires. Daniel Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, los tres principales precandidatos para las presidenciales en Argentina, se adaptaron rápido a las exigencias de Showmatch: mucho show, poca política. Cantaron, bailaron y se rieron con Marcelo Tinelli en la apertura de una nueva temporada de su programa de TV.

Descontracturados, pero con un libreto bien estudiado, los tres precandidatos con más posibilidades de llegar a la Casa Rosada fueron cómplices en cada broma de sus imitadores ante la atenta mirada de más de tres millones de personas, un baño de popularidad nada despreciable durante el año electoral.

Como si se hubiese tratado de un debate de propuestas de gobierno, los equipos de los precandidatos aseguraban anoche que habían ganado la contienda televisiva, que tuvo poca fricción política.

La porción de masividad que les ofreció Tinelli era atractiva porque -coincidían- no habría más que simpáticas bromas.

Fueron 15 minutos que cotizan más de $ 10 millones a valor de mercado, pero que no tiene precio en esta carrera electoral. Siempre cerca de la política, el conductor demostró ayer su gran poder de convocatoria. Durante el fin de semana había doblado la apuesta: "Me encantaría tener a Cristina Kirchner en Showmatch", dijo en una entrevista.

Detrás de escena, el desembarco de los precandidatos en Showmatch fue una batalla. Una guerra que -los tres estaban convencidos- había que ganar. Hubo pedidos para evitar los cruces al aire y hasta insólitas exigencias de exclusividad.

Scioli ganó la pulseada de los detalles: fue el primero que pisó Ideas del Sur, la productora argentina. "No es por el rating. Es para marcar quién está arriba", confiaron al diario "La Nación" desde su entorno.

La producción extremó los cuidados en un evento que convocó a miles de personas entre artistas, técnicos y productores. Con intervalos de 15 minutos, los precandidatos entraron directo por el estacionamiento del edificio hasta el cuarto piso.

Llegaron sobre la hora y con un equipo íntimo: no más de cinco personas. Los acompañaron sus mujeres, un vocero y sus personas de confianza. Sufrieron, en habitaciones separadas, los indisimulables nervios del telón bajo.

Scioli pisó el estudio principal de Ideas del Sur antes de la medianoche acompañado por su mujer, Karina Rabolini. Tinelli sorprendió al presentarla como futura candidata a gobernadora de la provincia de Buenos Aires en el 2019. Scioli bromeó sobre las intenciones políticas del propio Tinelli, y después el precandidato kirchnerista tuvo su minuto político, fiel a su estilo, apegado a su libreto.

Poco después irrumpió Freddy Villarreal, su imitador, acompañado por el equipo de fútbol de Villa La Ñata. Su personaje que había generado tironeos en las semanas previas. La producción del programa imaginó que al precandidato sería cómplice de las bromas ante un brazo ortopédico con movilidad y vida propia, pero los asesores del gobernador le bajaron el pulgar.

No apareció en escena Alberto Samid, amigo personal del gobernador, que participará de Bailando por un Sueño. A tono con el año electoral, Tinelli incluyó en el concurso a otros personajes de la política vernácula, como Agustina Kämpfer, ex pareja de Amado Boudou y el senador Eugenio "Nito" Artaza.

MACRI Y MASSA

Las bicicletas invadieron el escenario cuando el talentoso imitador Martín Bossi parodió a Macri, el segundo en salir a escena. Amigos desde hace décadas, Mauricio y Marcelo cruzaron bromas como si estuvieran en el living de su casa.

El líder del partido Propuesta Republicana, también llamado Pro, fue el más exultante frente a las cámaras: bailó, saltó y cantó como si fuera un adolescente ante la atenta mirada de su esposa, Juliana Awada.

Mostró en su comitiva a Horacio Rodríguez Larreta, candidato a jefe de gobierno, un guiño de cara a las elecciones del 5 de julio. No es la primera ayuda que recibe: Tinelli, también de buena relación con el jefe de gabinete, tuiteó una foto con Rodríguez Larreta en plena campaña.

Dispuesto a aprovechar cada segundo, Massa usó el humor a su favor. Se rió con el "tajaí", la parodia al tono provinciano que el diputado había ensayado en sus campañas provinciales.

Confiado en las bondades del destino, el precandidato del Frente Renovador (FR) confía en que el actor Roberto Peña le traiga suerte durante el 2015. A Massa se lo notó algo nervioso hasta último momento, cuando sorprendió con el pedido de que Showmatch fuera el escenario de un verdadero debate electoral.

Sin embargo, ninguno de los tres precandidatos opacó a Tinelli, la gran estrella de la noche inaugural. La estética de Showmatch será un eslogan de campaña parodiado con las siglas del conductor: "MT 2015", otro coqueteo con la política.

El conductor, vicepresidente de San Lorenzo, irá en octubre por la presidencia de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), el mismo mes en que se resolverán las elecciones nacionales.

Anoche los precandidatos confirmaron su apoyo irrestricto. "Este primer programa fue muy especial porque seguramente será el último año de Marcelo en la tele", confesaron desde el entorno del conductor, confiados en que Tinelli dejará de ser el centro de las luces para convertirse en el dueño de la pelota.

Así, aunque aún no inició la campaña electoral formal para las primarias abiertas simultáneas y obligatorias del 9 de agosto que definirán a los postulantes que competirán en los comicios del 25 de octubre, los tres precandidatos argentinos se dieron un baño de popularidad.

Fuente: La Nación, Argentina/ GDA

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada