Redacción EC

Miles de estudiantes chilenos volvieron a salir este jueves a las calles, descontentos por una anhelada reforma educativa que consideran "insuficiente" y en rechazo a lo que califican de fuerte represión policial.

La manifestación de la mañana no estaba autorizada y se tornó violenta en distintas calles de Santiago ante la presencia de los policías. Para esta noche se espera la manifestación oficial.

En lo que va del año, los estudiantes han organizado dos marchas que convocaron en el centro de Santiago a unas 100.000 personas cada vez.