Cerca de 5.000  participaron este domingo en una tradicional marcha en Santiago que recuerda a las víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que concluyó con violentos enfrentamientos entre encapuchados y policías.

La caminata es convocada por organismos de derechos humanos y familiares de detenidos y desaparecidos durante el régimen militar, y se realiza anualmente alrededor del 11 de septiembre, fecha en la que hace 44 años Pinochet encabezó el golpe que inició su dictadura y que derrocó al entonces presidente socialista .

La manifestación concluyó como todos los años en el cementerio general en el norte de Santiago, en cuyos alrededores decenas de encapuchados causaron destrozos en estaciones del metro, una clínica, sucursales bancarias y gasolineras, además de levantar y quemar barricadas.

La Policía, que montó un fuerte operativo de seguridad alrededor de la caminata, dispersó a los encapuchados con gases lacrimógenos y carros lanza-agua.

Seis uniformados resultaron heridos y 25 manifestantes fueron detenidos durante los disturbios, según informó la Policía.

Los asistentes a la marcha portaron pancartas con las fotos de sus familiares muertos, mientras otros llevaban carteles y lienzos con leyendas que demandaban conocer el paradero de los desaparecidos que desde hace más de cuatro décadas aún es desconocido.

Unos 3.200 muertos y desaparecidos y cerca de 38.000 torturados dejó la cruenta dictadura de Pinochet, según cifras oficiales.

-Cierre del penal con privilegios-

Asimismo, exigieron el cierre de Punta Peuco en el norte de la capital chilena, una cárcel exclusiva para condenados por crímenes contra los derechos humanos durante la dictadura.

En el penal purgan sus penas más de un centenar de reos, en su mayoría militares en retiro de avanzada edad que gozan de beneficios que no tiene el resto de la población penal chilena.

Los derechos humanos han estado en el centro del debate estos últimos días a raíz de la carta que un grupo de oficiales retirados publicó el viernes en un diario en la que protestaban por las injusticias que, en su opinión, afectan a violadores de los derechos humanos que cumplen condena en la cárcel.

En la misiva, firmada por 16 exjefes del Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y Carabineros, pedían "no poner en riesgo los logros" alcanzados en materia de entendimiento cívico militar tras la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

También criticaron "la falta del debido proceso que sufren cientos de militares y carabineros" y el posible cierre de la cárcel de Punta Peuco.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, Lorena Pizarro, apeló a la "voluntad política" del gobierno para anunciar cuanto antes el cierre de ese recinto.

"Debe haber voluntad política para hacerse cargo de lo que significa el avance contra la impunidad; entre otras cosas significa no solo el cierre del penal Punta Peuco, sino terminar con las libertades a los genocidas y avanzar en verdad total y justicia plena", afirmó.

La presidenta de , Michelle Bachelet, anunció que Punta Peuco será cerrada y sus reos trasladados a una cárcel común antes del fin de su mandato, en marzo de 2018.

(Fuente: AFP/EFE)

VEA LO ÚLTIMO DE MUNDO...

TAGS RELACIONADOS