Indígenas de la comunidad Misak derriban una estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá. (Foto: EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda)
Indígenas de la comunidad Misak derriban una estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá. (Foto: EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda)
Redacción EC

Este viernes, los indígenas Misak derribaron la estatua del conquistador español Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de . La figura se encontraba sobre un pedestal en el centro de la capital de . Este acto se enmarca en las contra el Gobierno de , que desde hace diez días sacuden al país.

MIRA: Colombia: “Solo Duque se cree que las protestas están financiadas por el terrorismo”

El monumento a Jiménez de Quesada, que lo muestra con el brazo derecho levantado y sosteniendo la espada hacia abajo, en el acto fundacional, fue derribada por indígenas Misak, la misma etnia que el pasado 28 de abril, en el primer día de las protestas, echó al suelo en Cali la del fundador de esa ciudad, el conquistador Sebastián de Belalcázar.

Con tambores y banderas, y coreando vivas a “las autoridades indígenas de Colombia”, al “pueblo Misak” y a “las mujeres de Bogotá”, un puñado de indígenas llegó esta madrugada hasta el monumento situado en la plazoleta de la Universidad del Rosario, en el centro de Bogotá, para tumbar la estatua.

A partir de este momento no van a tener en Bogotá a este violador, a este supuesto conquistador”, proclamó uno de los líderes de los indígenas, según se ve en videos que circulan en redes sociales.

MIRA: ¿Por qué siguen las protestas en Colombia si el presidente Iván Duque ya retiró la reforma tributaria?

CONQUISTADOR DE TIERRAS MUISCAS

Gonzalo Jiménez de Quesada, nacido en 1509 en Granada (España), según algunos historiadores, aunque otros lo sitúan en Córdoba, fundó en territorios conquistados a los muiscas la villa de Santa Fe de Bogotá, el 6 de agosto de 1538.

Esa villa se convirtió en la capital del Nuevo Reino de Granada y posteriormente en la de Colombia.

Tras derribar la estatua, los indígenas interpretaron canciones típicas con instrumentos musicales autóctonos y bailaron al lado del pedestal, situado frente a la céntrica Avenida Jiménez, una de las principales de la ciudad, llamada así en homenaje a su fundador, que murió en 1579 en el poblado de Mariquita, en el centro del país, mientras avanzaba en su campaña conquistadora.

Un grupo de vándalos derribó la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada en la plazoleta el Rosario de Bogotá. Total rechazo contra este tipo de actos delictivos que atentan contra los bienes públicos de la cultura”, manifestó en Twitter el ministro de Cultura de Colombia, Felipe Buitrago.

Los Misak, que habitan principalmente el departamento del Cauca, también derribaron el 17 de septiembre del año pasado en Popayán, la capital regional, la estatua de Sebastián de Belalcázar, fundador de esa ciudad del suroeste del país.

COMUNICADO DE LOS MISAK

Sobre este reciente acto reivindicativo, los Misak emitieron un comunicado donde explican sus acciones. Dentro de los motivos que exponen, indican que Jiménez de Quesada “fue históricamente el más grande masacrador, torturador, ladrón y violador de nuestras mujeres e hijos. De él y su familia descienden familias élites de este país que han reproducido los grandes problemas que seguimos padeciendo”.

De acuerdo al boletín, de Jiménez de Quesada “descienden familias élites” de Colombia que “han reproducido los grandes problemas” del país como “la Reforma Tributaria presentada hace unos días por el gobierno” y “derrocada (...) por todos los pueblos unidos en las movilizaciones”.

Desde hace diez días Colombia vive una ola de manifestaciones callejeras contra el Gobierno del presidente Iván Duque que deja hasta el momento al menos 24 personas muertas, la mayor parte de ellas por la violencia policial, según datos oficiales, aunque otras fuentes, como la ONG Temblores, eleva esa cifra a 37 fallecidos.

La protesta recuerda las imágenes de estatuas de esclavistas y colonizadores derribadas en Estados Unidos, Bélgica, Reino Unido y Martinica, en el marco de las manifestaciones desencadenadas tras la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco.

En Colombia, los indígenas del suroeste del país han tumbado al menos tres monumentos de conquistadores desde septiembre de 2020.

Los indígenas libran en esta región de Colombia una disputa histórica por la tierra.

Los pueblos originarios enfrentan, además, la violencia de los grupos financiados por el narcotráfico tras el acuerdo de paz que desarmó a la otrora poderosa guerrilla marxista de las FARC.

La estatua de Quesada fue levantada en 1960 en el centro de Bogotá.

Con información de EFE y AFP.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?

TE PUEDE INTERESAR