Imagen de las protestas en Bogotá, Colombia, hoy. REUTERS
Imagen de las protestas en Bogotá, Colombia, hoy. REUTERS
Agencia EFE

Agencia de noticias

Dos periodistas que cubrían este martes las protestas contra el gobierno en el populoso sector de Suba, en el noroeste de Bogotá, al igual que un joven, fueron agredidos a patadas y empujones por agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía.

Las afectadas fueron Alexandra Molina y Katty Sánchez, de RCN Radio, que hacían labores de reportería luego de que el presidente colombiano, Iván Duque, y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López; al igual que la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, presentaron los estudios de la segunda línea del metro de la ciudad.

Después del acto se desataron enfrentamientos entre un grupo de manifestantes y el Esmad, cuerpo policial que está en el ojo del huracán debido a múltiples denuncias que los señalan de uso desmedido de la fuerza, especialmente durante las jornadas del paro nacional que comenzó hace dos meses.

El comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, el general Óscar Gómez Heredia, aseguró que los tres agentes que agredieron a las comunicadoras y al joven fueron “retirados y separados de sus cargos y funciones”.

El alto oficial también rechazó que los miembros del Esmad hubiesen golpeado a las periodistas y al joven porque “excedieron el uso de la fuerza”.

El presidente Duque dijo en redes sociales que ante las actuaciones de miembros de la Policía que se “excedieron en el uso de la fuerza en la localidad de Suba, la institución inició de inmediato la investigación formal”.

ATAQUE A PIEDRA

En esas protestas, un grupo de manifestantes que atacó a pedradas el carro en el que se movilizaba la ministra Orozco, quien salió ilesa.

“Aunque estoy bien, duele ver cómo algunos justifican el vandalismo, los bloqueos y la destrucción con protesta. Los ataques a la institucionalidad afectan la democracia, y esta clase de actos vandálicos tienen repercusión sobre todos los ciudadanos. Por eso los condeno y los reprocho”, dijo la jefa de la cartera de Transporte.

Fotos publicadas por ese ministerio dejan ver que el carro en el que iba Orozco tiene abolladuras y vidrios que, aunque no se rompieron del todo, sí terminaron averiados.

RECHAZO DE LA FLIP

La Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) rechazó la “agresión física que sufrieron hoy las periodistas de RCN Radio Alexandra Molina y Katty Sánchez, por parte de agentes del Esmad, mientras cubrían las manifestaciones en la localidad de Suba en Bogotá”.

El organismo detalló que Sanchéz “fue empujada, lanzada al suelo y pateada por parte de un uniformado. Luego, Molina fue empujada por otro agente quien le pegó con el escudo y el bolillo”.

La información añade que las periodistas “estaban cubriendo la agresión a un joven por parte de un grupo de policías” y recuerda que el organismo ha “registrado, hasta el momento, 240 ataques a la prensa en medio del cubrimiento de manifestaciones. De estas, 138 son de la fuerza pública”.

“Estos hechos son de extrema preocupación y evidencian las constantes y sistemáticas agresiones por parte de la Policía”, agregó la FLIP.

También solicitó a la Procuraduría colombiana (Ministerio público) investigar y sancionar a los responsables de estos hechos toda vez que la “fuerza pública tiene la obligación de garantizar y proteger la labor periodística, los precedentes disciplinarios que envíen un mensaje claro a quienes agreden a la prensa son indispensables”.

Las manifestaciones en Colombia, que comenzaron el pasado 28 de abril pero que en las últimas semanas han perdido intensidad hasta casi desaparecer, dejan, según organizaciones de derechos humanos, unas 74 víctimas mortales, al menos 20 de ellas por disparos de la Policía, mientras que el Gobierno vincula a las protestas 25 fallecidos y solo tres por acción de los uniformados.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR