Un trabajador de la salud camina junto a ropa de protección que está puesta a cerca en el hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).
Un trabajador de la salud camina junto a ropa de protección que está puesta a cerca en el hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).

Santiago de Chile [AP]. El dilema que antes enfrentaron los médicos italianos y de otras nacionalidades ha llegado a América Latina y una doctora recién tuvo que enfrentarlo: ¿a qué paciente con debe darse la última cama disponible?

En el país sudamericano —el tercero con más contagios en la región después de Brasil y Perú— el sistema hospitalario está abrumado con el 95% de sus camas críticas ocupadas y diariamente recibe un promedio de 4.000 nuevos infectados. De éstos, un 15% necesitará hospitalizarse.

Khaty Barriga, alcaldesa de la populosa comuna de Maipú, afirmó que el martes había sólo un respirador disponible en el hospital El Carmen de Maipú, donde en la víspera se vivió el terrible dilema de decidir a quién darle una cama que se estaba desocupando.

Las autoridades chilenas admitieron que el sistema hospitalario, con sus 2.400 camas, el doble de las que tenía en marzo, está “al límite”, y anunciaron la reconversión en los próximos días de otras 400.

“Este es un momento extraordinariamente difícil”, indicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich.

La autoridad aludió a una eventual mala coordinación entre los servicios de urgencia de la capital chilena, que concentra más del 80% de los casi 78.000 contagiados, y 806 fallecidos.

Trabajadores funerarios usan equipo de protección contra el nuevo coronavirus y se preparan para recibir los restos de una persona que murió por la enfermedad en el hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).
Trabajadores funerarios usan equipo de protección contra el nuevo coronavirus y se preparan para recibir los restos de una persona que murió por la enfermedad en el hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).

A los decesos se sumó el martes la muerte de un médico por causa del virus, el doctor René Sánchez, un gastroenterólogo que permaneció un mes hospitalizado. El director del Hospital Sótero del Río, el doctor Gonzalo Menchaca, dijo al respecto que su colega “trabajó hasta el final”.

En el vecino balneario de Viña del Mar, un matrimonio de jóvenes doctores infectados por el virus permanece conectado a respiradores mecánicos.

Conforme se agravan las cifras, la situación se ha vuelto cada vez más tensa para los médicos chilenos.

La doctora Claudia Vega, jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital El Carmen, declaró el lunes por la tarde que “en este momento estoy eligiendo qué cama se va a desocupar y elegir a la persona precisa, que sea la más indicada”. “Que Dios me ilumine en esto”, agregó la especialista en declaraciones a canal 13 de televisión.

Según Mañalich, para todos los funcionarios de la salud es un momento difícil y “es natural que tengamos quiebres emocionales y tengamos que reponernos y salir adelante”. Agregó que si en un momento hay un ventilador y dos pacientes críticos, uno de ellos se intuba y se traslada adonde haya uno disponible... Evidentemente este desafío ético de a quién le asigno el respirador o no significa que el paciente tiene que partir a otro lado y no significa que el paciente no tendrá un respaldo de ventilación mecánica”, añadió.

Según el informe oficial, el martes el sistema de salud local disponía de 329 ventiladores. En la víspera llegaron 60 comprados a China.

Un oicial de policía toma la temperatura de un hombre sin hogar como precaución contra el nuevo coronavirus antes de que se le dé una bolsa de comida gratis afuera del hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).
Un oicial de policía toma la temperatura de un hombre sin hogar como precaución contra el nuevo coronavirus antes de que se le dé una bolsa de comida gratis afuera del hospital San José en Santiago, Chile, el martes 26 de mayo de 2020. (AP Foto/Esteban Felix).

Mañalich informó que a fines de junio Chile tendrá 4.859 camas con ventilador, 662 más que las anunciadas hace cinco días. El gobierno obligó por decreto a las clínicas y hospitales, que ya subieron cerca de un 20% su existencia de camas, a duplicarlas para mediados de junio. Los empresarios locales, en tanto, donaron 515 ventiladores mecánicos.

La Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, que a diario consulta a centenares de hospitales y clínicas, informó que la ocupación de camas en el gran Santiago es de 97%. Un informe de la Universidad de Chile señaló que ante la importante alza de nuevos casos y demanda de servicios de cuidados intensivos, “sugiere una posible saturación completa del sistema esta semana”.

El servicio de salud público es el más requerido por los pacientes graves por el virus, porque en ellos se atiende el 80% de los chilenos, y sólo el 20% restante que posee el dinero suficiente para acceder a las clínicas privadas, que sí reciben enfermos en casos en que peligra su vida.

El Gran Santiago, con ocho de los 18 millones de chilenos, está desde hace 11 días con aislamiento obligatorio y con toque de queda entre las 22.00 y las 05.00 horas locales. Empero, es fácil pedir permisos por internet para realizar múltiples trámites. La policía dijo que en la víspera se entregaron 684.125 para circular en comunas con cuarentena, un 7% más que hace dos días.

_________________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo esencial sobre el coronavirus

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Transmisión de coronavirus “aún se está acelerando” en Brasil, Perú y Chile, advierte OPS. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR