Trabajadores entierran un ataúd en el cementerio de María Canals en las afueras de Guayaquil, Ecuador, uno de los países de Sudamérica más golpeados por el coronavirus. (AFP / Jose Sánchez).
Trabajadores entierran un ataúd en el cementerio de María Canals en las afueras de Guayaquil, Ecuador, uno de los países de Sudamérica más golpeados por el coronavirus. (AFP / Jose Sánchez).
Redacción EC

Quito [EFE]. El desproporcionado índice de fallecimientos en la provincia de Guayas en la primera quincena de abril abre interrogantes sobre el verdadero alcance de la pandemia de en , cuando la Organización Mundial de la Salud pide a todos los países esclarecer sus cifras.

De acuerdo a las autoridades, hay un desfase de unos 5.700 muertos en la provincia del Guayas, la más castigada por el coronavirus -con más de 6.000 de los contagiados a nivel nacional, que superaron la barrera de los 9.000-, y donde habitualmente mueren unas 2.000 personas al mes por diversas causas.

Tras cruzar cifras con diferentes instituciones del Estado, "tenemos aproximadamente 6.703 fallecidos reportados en estos 15 días de abril en la provincia del Guayas", dijo el jueves el jefe de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), Jorge Wated.

E indicó que está “disminuyendo” el número de muertos en los hospitales, lo que es una “medida muy alentadora”, pero que la cifra de fallecidos reportados en otros registros parece ser mucho más alta de lo normal.

Teniendo en cuenta que el “promedio usual mensual (en Guayas) es de aproximadamente 2.000 personas”, el desfase a estas alturas sería de unos 5.700 muertos por encima de lo habitual, lo que Wated atribuyó a “diferentes causas: Covid, presunto Covid y muertes naturales”.

Unos cálculos que no son “tan ciertos” para Byron Villacís, exdirector del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), ya que en una pandemia “hay muertes que no ocurren pues hay cuarentena” y se reducen los accidentes de tránsito (de alta ocurrencia en Ecuador), hay menos riñas y homicidios.

Según la ministra de Gobierno, María Paula Romo, no se podrá conocer la causa real de todas las muertes pues “no se están aplicando pruebas a todas las personas que murieron”, pero sí “un protocolo de recolección de datos para poder tener causas posibles”.

Recogen así algunos datos de la familia, de quien ha estado cerca para poder saber cuántos de los decesos son atribuibles a COVID-19.

Los familiares de una persona que murió por coronavirus, algunos con trajes protectores, llevan el ataúd dentro de un cementerio en el norte de Guayaquil. (AFP / Jose Sanchez LINDAO).
Los familiares de una persona que murió por coronavirus, algunos con trajes protectores, llevan el ataúd dentro de un cementerio en el norte de Guayaquil. (AFP / Jose Sanchez LINDAO).

CERTIFICADO DE DEFUNCIÓN

La cantidad de fallecidos en Guayas, la negativa de algunas funerarias a trabajar por temor al contagio y problemas en los cementerios, provocaron a finales de marzo un colapso del sistema funerario, que derivó en que muchos tuvieron que convivir días con los cadáveres de sus familiares en casa.

Ello obligó al Gobierno a crear la FTC para avanzar en el levantamiento de cadáveres, y a cambiar el sistema de suscripción de actas de defunciones para agilizar su entrega.

Una decisión cuestionada por Villacís, quien recordó a Efe que internacionalmente se sigue un proceso estandarizado para conocer la causa de una muerte, con una persona especializada que firma el certificado de defunción.

Al “relajar” el procedimiento en medio de la emergencia por el COVID-19, -dijo- lo que antes tenía que certificar un médico, “ahora lo puede hacer cualquier funcionario público, un policía”, y por ello será “muchísimo más difícil o va a tomar años,” determinar la causa de la muerte.

Mientras el Gobierno avanza en sus intentos por mejorar el tema sanitario, Villacís cree que Ecuador vive "una crisis de salud pública generalizada" y urge al esclarecimiento de los datos pues las cifras oficiales de contagios le parecen muy conservadoras.

Ataúdes son vendidos afuera de una funeraria de Guayaquil. (REUTERS / Vicente Gaibor del Pino).
Ataúdes son vendidos afuera de una funeraria de Guayaquil. (REUTERS / Vicente Gaibor del Pino).

CIFRAS Y DECISIONES

El pasado 2 de abril, cuando oficialmente había 3.163 contagios y 120 muertes por COVID-19, el presidente, Lenín Moreno, pidió que se transparente la información “por dolorosa que esta sea”.

Y apuntó: “Según los investigadores científicos, con toda seguridad, hoy tenemos decenas de miles de contagios y ya cientos de vidas cegadas por este virus”.

Aunque se desconoce si los miles de decesos en Guayas la primera quincena de abril fueron por COVID-19, para Villacís el haber revelado esta semana la “grave” cifra de fallecidos en esa provincia es “un paso”, pero “pequeñito”.

Y advierte de un “gran problema” en torno a la falta de transparencia sobre protocolos de cómo se contabilizan los muertos y el número de pruebas realizadas, así como por la calidad de los actuales certificados de defunción, elementos claves para la toma de decisiones, más aún, durante una emergencia sanitaria.

Por ello, le parece complejo que en la misma semana en que se revelara la alta cifra de fallecidos, el Gobierno haya comenzado a hablar de la posibilidad de aligerar poco a poco las restricciones para ciertos sectores, con planes piloto para reactivar la economía.

"¿Cómo vamos a controlar ahorita si ni siquiera el número de muertos podemos contar bien?", se preguntó Villacís.

Tomar decisiones sin información fidedigna -dijo- es como si se apagara el panel de control de un auto en movimiento y, sin datos de su funcionamiento, se decidiera acelerar e ir por caminos más peligrosos. “Eso es lo que están haciendo ahorita”, advirtió.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

¿Cuánto tiempo sobrevive el coronavirus en una superficie?

Aún no se sabe con exactitud cuánto tiempo sobrevive este nuevo virus en una superficie, pero parece comportarse como otros coronavirus.

Estudios indican que pueden subsistir desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente).

__________________________

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

__________________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: Ecuador utiliza ataúdes de cartón ante escasez de féretros durante pandemia (06/04/20)

TE PUEDE INTERESAR