El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. REUTERS
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. REUTERS
Redacción EC

Solo Dios me saca de la silla presidencial”. La justicia divina ha querido que deba reevaluar sus palabras: se ha creado una comisión parlamentaria para indagar sobre su manejo de la pandemia del .

MIRA: Brasil supera las 430.000 muertes por coronavirus y se acerca a los 15,5 millones de casos

Ordenada por el Senado de , el de la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) es determinar qué tan determinante fue Bolsonaro en que Brasil se convirtiera en el de la región con más contagios y muertes, y el tercero en el mundo. Negligencias, omisiones o corrupción serán lo que se buscará.

Con una mejor gestión de la pandemia de la COVID-19, ¿se habría podido evitar semejante desbarajuste? Ese será el trabajo de la comisión.

Jair Bolsonaro muestra un empaque de cloroquina, sustancia que el mandatario ha recomendado para luchar contra el coronavirus, aunque sin sustento científico. REUTERS
Jair Bolsonaro muestra un empaque de cloroquina, sustancia que el mandatario ha recomendado para luchar contra el coronavirus, aunque sin sustento científico. REUTERS

Al respecto, la explica:

La comisión parlamentaria de 11 miembros, que tiene un mandato renovable de 90 días, fue instalada por orden del Supremo Tribunal Federal”.

Y agrega:

Este tipo de comisión puede dar pie a revelaciones devastadoras y desembocar en un proceso de destitución, como ocurrió con el presidente Fernando Collor de Mello en 1992. Pero también puede terminar en nada, según la marea política”.

En el peor escenario para Bolsonaro, “sus conclusiones también pueden llevar a la fiscalía a pedir investigaciones sobre miembros del gobierno”.

MIRA: Pfizer confirma que Brasil ignoró oferta de vacunas para diciembre del 2020, cuando el país tenía 194 mil muertos

LA COMISIÓN AL DETALLE

Quien preside la CPI es el “centrista Omar Aziz”, quien ha convocado a los ministros de Salud que ocuparon el cargo desde que se inició la pandemia.

Ellos son: Luiz Henrique Mandetta, Nelson Teich, Eduardo Pazuello y Marcelo Queiroga.

La dice:

Algunos conjeturan que el gobierno tratará de culpar del desastre sanitario al exministro Eduardo Pazuello, un general del Ejército, quien estaba en funciones en el momento de la tragedia de Manaos y fue destituido por Bolsonaro en marzo.”

Asimismo, otro de los miembros de la comisión, Renan Calheiros, ha sostenido que pedirá “documentos relacionados con la compra de vacunas” y la promoción de “medicamentos sin eficacia comprobada” como la cloroquina.

Exigirá también aquellos que hagan referencia a la distribución de recursos para frenar el coronavirus a estados y municipios.

Manifestantes en Brasilia piden que Bolsonaro dimita y lo tildan de genocida y racista. EFE
Manifestantes en Brasilia piden que Bolsonaro dimita y lo tildan de genocida y racista. EFE

Por supuesto, Bolsonaro ha el poder la comisión:

Solo se habla de la cloroquina, pero los que están en contra no han dado con otra alternativa”.

France 24 anota que, aun con la molestia del mandatario, desde hace dos semanas “exministros y jefes de grandes laboratorios prestan testimonio jurado ante la Comisión”.

Los interrogatorios, televisados en directo, pusieron el foco sobre la oposición de Bolsonaro al confinamiento en nombre de la salvaguarda de la economía, así como en su promoción de la cloroquina, […] su desdén por el uso de máscaras y su rechazo a ofertas de vacunas”, dice el medio.

CAE LA NOCHE

Ahora que Bolsonaro ve que sus planes de reelección peligran, ha decidido salir a la calle a mostrarse victorioso.

Con eso en mente, este sábado en Brasilia, un “acto convocado por agricultores conservadores, al cual llegará a caballo”.

Se espera que se den cita más de 100 mil “soldados conservadores”, quienes también se oponen a las medidas para frenar el golpe del coronavirus, como el aislamiento.

Según , la estrategia de Bolsonaro es recurrir a la ultraderecha.

El agrega:

En paralelo, unas cien ciudades serán teatro de una Marcha de la Familia Cristiana por la Libertad, un nombre que evoca las protestas que en 1964 propiciaron el golpe militar y la instalación de una dictadura que duró 21 años”.

Pero esta comisión no es lo único que hace temblar a Bolsonaro. El expresidente Lula da Silva, quien recientemente recobró sus derechos políticos, se fortalece.

Según EFE, las encuestas de popularidad dan cuenta que Bolsonaro va a la baja (24%). Asimismo, la intención de voto indica que, en la primera vuelta presidencial, Lula obtendría 41%, y que ganaría la segunda con 55%.


Para aumentar su popularidad, hace unos días, Bolsonaro fue parte de una marcha en moto, su forma para celebrar el Día de la Madre. AP
Para aumentar su popularidad, hace unos días, Bolsonaro fue parte de una marcha en moto, su forma para celebrar el Día de la Madre. AP

MALAS NUEVAS

Todas parecen ser, por ahora, no muy buenas noticias para el presidente Bolsonaro. Mientras los contagios y las muertes aumentan en su país, acaba de afirmar que “Brasil ignoró oferta de vacunas para diciembre del 2020”.

A ello habría que sumar la opinión del primer titular de Salud que se enfrentó a la pandemia, Luiz Henrique Mendetta. Su opinión frente a la comisión investigadora dejó mal parado a Bolsonaro.

Según su testimonio, él le alertó “sistemáticamente” sobre las “gravísimas consecuencias” de la pandemia, y que el jefe de Estado confrontó públicamente las decisiones y políticas de su ministerio.

Brasil hubiera podido hacer más. Podríamos haber empezado a vacunar en noviembre pasado”, sostuvo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR