El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se dirige a sus seguidores el domingo tras salir del Congreso, edificio al que había entrado rodeado de militares. (REUTERS/Jose Cabezas).
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se dirige a sus seguidores el domingo tras salir del Congreso, edificio al que había entrado rodeado de militares. (REUTERS/Jose Cabezas).

En febrero del año pasado, hizo historia al ganar la Presidencia de , acabando así con 30 años de hegemonía de los partidos Frente Farabundo Martí para La Liberación Nacional (FMLN) y Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Y este domingo, el mandatario de 38 años volvió a llamar la atención tanto dentro como fuera de su país, al irrumpir en la Asamblea Legislativa rodeado de militares fuertemente armados.

¿Cuál fue su propósito? Bukele buscaba presionar a los diputados para que le aprobaran un préstamo de 109 millones de dólares para enfrentar a las pandillas.

Además de los militares, el presidente también había convocado a sus partidarios para rodear el Parlamento, tras advertir a los diputados que los ciudadanos tienen derecho a la “insurrección” si no atienden su petición.

AME505. SAN SALVADOR (EL SALVADOR), 09/02/2020.- Militares hacen guardia en el Salón Azul del Palacio Legislativo este domingo, luego de la llegada del presidente Nayib Bukele, en San Salvador (El Salvador). Bukele ingresó este domingo al Parlamento, custodiado por militares y policías, algunos de los cuales también ingresaron al recinto, para dar inicio a una sesión extraordinaria sobre un polémico préstamo para financiar un plan de seguridad contra las pandillas, pero la asamblea no pudo ser posible para la falta de cuórum, ya que solo se presentaron 20 diputados de los 84. "Vamos a dar inicio a esta sesión plenaria extraordinaria tal como lo establece el artículo 167 de la Constitución", señaló el mandatario, quien se ubicó en la silla que le corresponde al presidente del Congreso, Mario Ponce, que no se hizo presente a la convocatoria. EFE/ Miguel Lemus
AME505. SAN SALVADOR (EL SALVADOR), 09/02/2020.- Militares hacen guardia en el Salón Azul del Palacio Legislativo este domingo, luego de la llegada del presidente Nayib Bukele, en San Salvador (El Salvador). Bukele ingresó este domingo al Parlamento, custodiado por militares y policías, algunos de los cuales también ingresaron al recinto, para dar inicio a una sesión extraordinaria sobre un polémico préstamo para financiar un plan de seguridad contra las pandillas, pero la asamblea no pudo ser posible para la falta de cuórum, ya que solo se presentaron 20 diputados de los 84. "Vamos a dar inicio a esta sesión plenaria extraordinaria tal como lo establece el artículo 167 de la Constitución", señaló el mandatario, quien se ubicó en la silla que le corresponde al presidente del Congreso, Mario Ponce, que no se hizo presente a la convocatoria. EFE/ Miguel Lemus

Bukele buscaba que el Congreso lleve adelante una sesión extraordinaria el domingo para votar la aprobación del préstamo otorgado por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en octubre pasado. Pero ello no sucedió.

“Démosle una semana a estos sinvergüenzas. Los convocamos de nuevo si no aprueban el plan. Y si no, yo no me voy a poner entre el pueblo y el artículo 87 de la Constitución. Quedará en sus manos”, amenazó Bukele desde una tarima instalada en la entrada del Congreso, tras salir del Parlamento.

Bukele da ultimátum de una semana al Congreso salvadoreño para aprobar polémico crédito

De la izquierda a la derecha

Nayib Bukele dio la sorpresa en las elecciones del año pasado al imponerse en primera vuelta con el 53% de los votos.

Bukele, que fue alcalde de San Salvador con el FMLN, ganó los comicios encabezando el partido de derecha Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), una escisión de ARENA.

Nacido el 24 de julio de 1981 en una familia de origen palestino, Nayib Bukele buscó en campaña marcar distancia de los partidos tradicionales. Solía vestir una chaqueta de cuero, jeans y lentes de sol y empleó de manera intensa las redes sociales para apuntalar su mensaje, especialmente entre los más jóvenes.

Nayib Bukele arroja dulces durante un desfile que marca el inicio del festival de la patrona de San Salvador el 1 de agosto del 2017. (Foto de Marvin RECINOS / AFP).
Nayib Bukele arroja dulces durante un desfile que marca el inicio del festival de la patrona de San Salvador el 1 de agosto del 2017. (Foto de Marvin RECINOS / AFP).

Bukele comenzó a estudiar derecho en la Universidad Centroamericana (UCA), pero no terminó la carrera. En lugar de ello, se puso al frente de la empresa de publicidad de su padre Armando.

En 1999, desde la agencia de publicidad de su padre, trabajó en la campaña presidencial del FMLN.

En el 2012, ganó la alcaldía de Nuevo Cuscatlán, un municipio de 10.000 habitantes vecino a la capital, por el FMLN. Tres años después, le arrebató a la derecha la alcaldía de San Salvador.

Sus mayores obras fueron convertir la iluminación de la ciudad con tecnología LED y la recuperación y remodelación de tres emblemáticas plazas del centro histórico.

Como alcalde de San Salvador, encandiló a los jóvenes con acciones como proyectarles en la emblemática plaza El Salvador del Mundo episodios de la serie Dragon Ball, participó en competencias de paintball y subió a juegos mecánicos extremos en las fiestas patronales de la ciudad.

Nayib Bukele en una imagen del 13 de enero del 2019. (Photo by MARVIN RECINOS / AFP).
Nayib Bukele en una imagen del 13 de enero del 2019. (Photo by MARVIN RECINOS / AFP).

Pese a su discursos anticorrupción investigaciones periodísticas destaparon anomalías en adjudicaciones de contratos durante su gestión. Además, nombró a familiares en puestos clave de la municipalidad.

En el 2017, Bukele fue expulsado del FMLN por un altercado con una concejal.

El conflicto fue con Xochilt Marchelli, lideresa de una comuna de San Salvador por el FMLN, y que acabó en los tribunales. Marchelli acusó a Bukele de lanzarle una manzana y llamarla “bruja” durante una sesión del concejo municipal. Bukele lo negó.

Tras ello, fundó su movimiento Nuevas Ideas, pero este no pudo ser inscrito ante las entidades electorales.

Así, un año después lanzó su candidatura a la Presidencia de El Salvador por el partido conservador GANA, creado en el 2010.

Nayib Bukele y su esposa Gabriela Rodriguez tras ganar las elecciones presidenciales de febrero del 2019. (AFP / Luis ACOSTA).
Nayib Bukele y su esposa Gabriela Rodriguez tras ganar las elecciones presidenciales de febrero del 2019. (AFP / Luis ACOSTA).

Durante la campaña, apeló a frases cortas para exigir a la derecha que “devuelva lo robado”. También solía decir que “el dinero alcanza cuando nadie roba”. Ello le generó empatía con los jóvenes, con quienes se mantenía conectado vía redes sociales, y sus propuestas las presentaba por Facebook Live.

"GANA es una creación del expresidente (Antonio) Saca (condenado a diez años de cárcel por desvío y lavado de millones de fondos públicos durante su gobierno) y de alguna de la gente más corrupta de la política”, le dijo a BBC Mundo el empresario Rafael Castellanos.

Castellanos cree difícil encasillar a Bukele como alguien de izquierda o derecha, pero él lo define como “un populista clásico que apela a los sentimientos en contra, aprovecha los movimientos viscerales de la gente descontenta”.

TAGS RELACIONADOS