El VIII Congreso del PCC se realizará entre el 16 y el 19 de abril de 2021 y podría pasar a la historia como el último con un miembro de la familia Castro a la cabeza, si Raúl Castro cumple su anuncio de despedirse como secretario general. (Foto de archivo: Ismael Francisco/Cubadebate, vía AP Archivo)
El VIII Congreso del PCC se realizará entre el 16 y el 19 de abril de 2021 y podría pasar a la historia como el último con un miembro de la familia Castro a la cabeza, si Raúl Castro cumple su anuncio de despedirse como secretario general. (Foto de archivo: Ismael Francisco/Cubadebate, vía AP Archivo)
Redacción EC

Este viernes se dio inicio al VIII Congreso del Partido Comunista de (PCC) con cuatros jornadas de sesiones. Se trata de un encuentro histórico que marca la salida de y el ascenso de una nueva generación. En el evento se contó con la presencia de castro y el actual mandatario .

MIRA: Mira aquí todas las noticias que quieras conocer sobre Cuba

Un reporte del portal oficial indicó que el foro —que se realiza a puertas cerradas— dio inicio en el Palacio de las Convenciones de la capital y las palabras inaugurales corrieron a cargo del segundo secretario del PCC, José Ramón Machado Ventura.

El encuentro quinquenal de los comunistas cubanos se extenderá hasta el 19 de abril y según Cubadebate, este “centrará su mirada en asuntos medulares de la vida política, económica y social del país, entre los que resalta la conceptualización del modelo económico y social de desarrollo”.

MIRA: Cuba autoriza el trabajo privado en la mayoría de los sectores

Soñar y continuar un país: hoy empieza nuestro #8voCongresoPCC”, dijo en Twitter el presidente, Miguel Díaz-Canel, que tomará las riendas del país a partir del lunes. Es “el congreso de la continuidad”, agregó señalando que las directrices del país, una de las cinco últimas naciones comunistas en el mundo, no cambiarán.

Castro, de 89 años, y quien actualmente se desempeña como primer secretario, indicó que este sería su último Congreso antes de retirarse de la vida pública y luego de haber dejado la presidencia del país en 2018.

Después de la muerte de Fidel Castro en 2016, el retiro de Raúl pasa una página histórica en la isla, en donde la mayoría de los habitantes no han conocido a otra familia dirigente que no fuera la de los conocidos revolucionarios.

Raúl no va a estar al frente del Partido, pero (para) cualquier problema Raúl está ahí, Raúl no se ha muerto”, reflexiona Ramón Blande, militante comunista de 84 años, provisto de una mascarilla para protegerse del coronavirus.

Y ciertamente, subraya, Díaz-Canel, de 60 años, es todavía “bastante joven”, pero “se enfrenta a los problemas de verdad”.

El PCC, que se creó en la década de los 60 y logró unificar a varios grupos revolucionarios que participaron en la lucha contra el dictador Fulgencio Batista, es el único con estatus legal en la isla.

Aunque no presenta candidatos a elecciones o forma gobierno como tal, con sus 700.000 militantes, su papel está inscrito en la Constitución como la institución encargada de dirigir al país y a su sociedad, lo que lo convierte en un ámbito con gran poder en la isla.

Varias centenas de delegados del partido único, procedentes de toda la isla, empezaron a reunirse el viernes por la mañana en el Palacio de las Convenciones de La Habana, para debatir por cuatro días los temas medulares del país.

Este cónclave, a puerta cerrada, se inaugura 60 años después de que Fidel Castro proclamara el carácter socialista de la revolución.

Contrariamente a ediciones anteriores, en el inicio de este encuentro no se difundió imagen alguna en la televisión. Según el sitio oficial de noticias Cubadebate, después de un homenaje a Fidel Castro, su hermano Raúl presentó el informe central ante el congreso.

La designación de Díaz-Canel como nuevo primer secretario, el cargo más importante en Cuba, podría tener lugar el lunes durante su sesión final.

¡Cuba en Congreso!”, publicó el viernes Granma, el periódico oficial del partido, con la foto de Fidel Castro con un fusil en el brazo.

Prometiendo “cuatro días de debates intensos y de búsqueda de soluciones”, el diario también mencionó “el proceso natural de tránsito de una generación a otra”.

Los partidos comunistas de China, Vietnam, Laos y Corea del Norte enviaron mensajes de felicitaciones a Cuba, según Granma.

Agitación social

En las calles de La Habana, sin turistas debido a la pandemia, los cubanos parecen más preocupados por la escasez de alimentos, las largas filas frente a los supermercados y la espiral inflacionaria que desató la reciente unificación de las dos monedas que tenía el país.

Tengo esperanza de que con el congreso esto mejore, porque los precios están muy altos, los salarios subieron (...), pero (...) en definitiva no alcanza (el dinero)”, se lamenta María Martínez, jubilada de 68 años.

Para Norman McKay, analista de la Unidad de Inteligencia de The Economist, “la salida de (Raúl) Castro es un acontecimiento histórico no sólo porque marca el fin de una dinastía que ha durado más de 50 años, sino también porque se produce en medio de un período de importantes dificultades y perturbaciones económicas”.

Esto no significa necesariamente que vaya a haber un cambio brusco en el estilo del partido comunista”, pero “internet va a facilitar una mayor demanda de responsabilidad y de libertades, planteando al gobierno desafíos que serán difíciles de ignorar para el Partido Comunista”, agrega.

En los últimos meses, Cuba ha experimentado una inédita agitación social, impulsada por la llegada reciente del internet móvil, con manifestaciones de artistas, protestas de disidentes y movilizaciones de otros sectores de la sociedad civil como los defensores de los animales.

Para el analista político Harold Cárdenas, “hay un sentimiento grande de cansancio en la sociedad, un cansancio que es una mezcla de la política de la administración Trump hacia Cuba de máxima expresión, con la falta de confianza en los proyectos y las promesas del liderazgo cubano”.

Esto es lo que “la oposición del país está tratando de capitalizar”, indicó Cárdenas.

Cuba sufre una profunda crisis económica debido a la pandemia del nuevo coronavirus —el PIB decreció en un 11% en 2020— agravada por las sanciones estadounidenses impuestas por Estados Unidos presionando un cambio de sistema político y a las propias ineficiencias reconocidas en la isla.

Las sanciones de Donald Trump hicieron desaparecer en 2019 los cruceros repletos de turistas estadounidenses, y un año después pasó lo mismo con las agencias de la compañía Western Union, mediante la cual los cubanos recibían remesas de familiares y amigos en el extranjero.

Los cubanos también están angustiados con el aumento de los mercados que operan en dólares, moneda a la que la mayoría de ellos no tiene acceso.

En la presidencia del país desde 2018, Díaz-Canel será el primer civil que también dirigirá el partido, en el que ha desarrollado toda su carrera.

Con información de AP y AFP.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?

TE PUEDE INTERESAR