El edificio de la fiscalía del estado mexicano de Quintana Roo (este), situado en el balneario de Cancún, fue atacado este martes de forma no especificada, un día después del tiroteo en un bar de la vecina Playa del Carmen, que dejó cinco muertos, informó el alcalde.

"El ataque a la Fiscalía del Estado es inaceptable. Solicitamos calma a la población", dijo en Twitter Remberto Estrada, alcalde del municipio de Benito Juárez, al que pertenece Cancún, sin dar ningún detalle sobre el tipo de agresión.

El alcalde aseguró que ya sea aplicaron "estrictos protocolos de seguridad para controlar la situación y detener a los responsables".

Una fuente del gobierno del estado de Quintana Roo dijo a la AFP que "el ataque armado" fue dirigido contra la fiscalía y también contra las instalaciones colindantes de la policía municipal y estatal.

Esa fuente, que pidió el anonimato por no estar autorizada para hablar del tema, aseguró que la fiscalía emitirá un comunicado en las próximas horas.

En fotografías captadas por la AFP se observa a militares y policías resguardando la fiscalía de Quintana Roo, y en videos difundidos por la cadena Televisa se escuchan ráfagas de balas, pero ninguna autoridad ha dado más información sobre el tipo de ataque.

El fiscal del estado de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech, no se encontraba en la fiscalía en el momento de la agresión, dijo a la AFP Adriana Mezquita, directora de Comunicación Social del municipio de Benito Juárez.

Los trabajadores del Palacio Municipal fueron evacuados "por seguridad", añadió Mezquita.

La funcionaria aseguró que se incrementaron los patrullajes de las fuerzas de seguridad pero que fuera de la zona donde está situada la fiscalía, al norte de Cancún, los turistas alojados en la zona hotelera y los habitantes de esa comunidad turística continúan con sus actividades normales.

En los operativos para detener a los responsables del ataque participan elementos del Ejército y las policías de Benito Juárez, Quintana Roo y la federal, añadió Mezquita.

El ataque ocurre un día después del tiroteo en el bar Blue Parrot de Playa del Carmen, en el que murieron dos mexicanos, una estadounidense, un canadiense y un italiano. 

La principal línea de investigación sobre ese tiroteo es un probable ajuste de cuentas entre narcotraficantes, dijo este martes Miguel Ángel Pech, fiscal de Quintana Roo.

Las autoridades enfocarán su investigación en cuatro ejes: la posibilidad de que el ataque tuviera como objetivo único "la ejecución" de la primera víctima; que el atacante buscara algo dentro del local; que los narcotraficantes "no llegaron a un acuerdo" sobre alguna extorsión; y la posibilidad de que se impidiera la venta de drogas en la discoteca a algún grupo de criminales.

Fuente: AFP

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...

TAGS RELACIONADOS