Las autoridades mexicanas confirmaron 52 muertos y 12 heridos, cinco de gravedad, en una disputa entre presos, que incluyó un incendio, ocurrida hoy en la cárcel de Topo Chico de la ciudad de Monterrey, en el norte de México.

"Estamos viviendo una tragedia", dijo el gobernador Jaime Rodríguez. "Los hechos en el penal de Topo Chico son dolorosos y lamentables", afirmó.

Los incidentes comenzaron a las 23:30 del miércoles por un enfrentamiento entre grupos rivales encabezados por Juan Pedro Saldívar, alias el "Z-27", integrante del violento cártel de Los Zetas, y por Jorge Iván Hernández Cantú. La situación se controló dos horas después.

Rodríguez informó que varios de los presos provocaron un incendio en la bodega de víveres, sin afectar las celdas, y que el conflicto abarcó las zonas la C-2 y C-3 de la cárcel. Los muertos son todos hombres presos.

La situación fue controlada por las fuerzas de seguridad a las 01:30 de la madrugada. El gobernador del estado de Nuevo León dijo que no hubo fuga ni tampoco se utilizaron armas de fuego y que se montó un cerco de seguridad alrededor de la cárcel.

Familiares de presos se agolparon entre escenas de angustia para exigir información frente al penal después del motín. "Queremos información, nada más. Que no nos echen mentiras, que nos hablen con la verdad", dijo a la televisión una mujer, familiar de un preso. "Necesitamos que pongan la lista ahí de los fallecidos, de los heridos", dijo otra.

La televisión mostró la prisión envuelta en llamas y en medio de una humareda durante la madrugada. Sin embargo, la situación ya ha sido controlada y en la mañana se veía a presos sobre el techo del penal sin fuego.

El motín tuvo lugar un día antes de la llegada a México del papa Francisco, que tiene previsto visitar a los presos de la cárcel número 3 de Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos.

Fuente: DPA