Redacción EC

Por segunda vez en su vida, busca la Presidencia de Ecuador para intentar reeditar desde ese puesto el éxito que tuvo como banquero, una profesión que le permitió llegar muy alto y que ahora utilizan sus oponentes para tratar de desacreditarle. !function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?'http':'https';if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+'://platform.twitter.com/widgets.js';fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, 'script', 'twitter-wjs');

Muchos recuerdan su pasado como ministro de Economía del presidente Jamil Mahuad y le vinculan al dramático episodio de la crisis financiera de 1999, la peor de la historia del país, mientras que otros recuerdan su pasado como banquero, pero él dice sentirse orgulloso de esa profesión.

Lasso dejó el Banco de Guayaquil en 2012, tras una larga carrera en el mundo financiero, donde comenzó como gerente de Procrédito, para ser luego vicepresidente y presidente de Finansur, los mismos cargos que ocupó en el citado banco.

Pero la trayectoria como emprendedor de Guillermo Lasso, de 61 años, había comenzado muchos años antes, casi sin darse cuenta, en su infancia, cuando confeccionaba monigotes de "Año Viejo" y los vendía por unas monedas que gastaba en caramelos.

Uno de ellos podría ser el presidente de — Mundo El Comercio (@Mundo_ECpe)

El ahora candidato recuerda aquellos años como muy felices, como una época "llena de ternura, llena de alegría", acompañado siempre de sus padres y hermanos (cinco chicas y cinco varones, además de él).

Eran años de escasez económica, pero de mucho afecto y protección que le condujeron a una época de adolescencia en la que consiguió su primer puesto de trabajo en la bolsa de valores de Guayaquil (suroeste), la ciudad donde nació en 1955.

A aquella época, que no pudo completar con estudios universitarios, aunque si obtuvo un diplomado en Administración de Empresas en el Instituto de Desarrollo Empresarial (IDE), siguió una larga trayectoria en el mundo de las finanzas antes de adentrarse en el de la política.

Entre 1977 y 1980 trabajó como gerente en Procrédito y en 1978, fundó, junto con su hermano Enrique, la constructora Alfa y Omega.

En 1980 entró en Financiera del Sur (Finansur), entidad en la que fue vicepresidente ejecutivo y presidente, y que en 1989 se fusionó con el Banco de Guayaquil.

En 1989, con 34 años, Guillermo Lasso se convirtió en vicepresidente y gerente general del Banco de Guayaquil, y en 1994 fue nombrado presidente ejecutivo de la entidad.

A la política llegó en 1998, cuando fue designado gobernador de la provincia de Guayas, cargo que desempeñó hasta agosto de 1999 para convertirse en "superministro" de Economía del Gobierno de Mahuad. Eso le dio una cierta perspectiva del mundo político desde dentro y le ayudó a conseguir experiencia para aspirar a la Presidencia.

Lasso considera que "no existe el molde del hombre exitoso ni el del hombre fracasado", sino que "el hombre y la mujer son la consecuencia de sus experiencias positivas y negativas de la vida", y defiende la que considera que ha sido su "actitud permanente de toma de desafío nuevos".

Un ejemplo de ello fue, según explica él mismo, la gestión que le permitió asumir el reto de colocar al Banco de Guayaquil en los primeros puestos del ámbito bancario ecuatoriano.

Guillermo Lasso afirma que entiende el emprendimiento "como un ejercicio de creatividad" y asegura que para él "el dinero no es el fin en si mismo".

Casado con María de Lourdes Alcívar, con quien ha tenido cinco hijos, concurre a las elecciones como líder del movimiento Creando Oportunidades (CREO) y se sitúa a sí mismo en el centro al hablar de tendencias políticas, aunque durante su trayectoria política ha recibido el apoyo de grupos de derecha.

Fuente: Efe