El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro (R), habla con la prensa después de conocer los resultados de las elecciones legislativas y presidenciales en Brasilia.
El presidente brasileño y candidato a la reelección, Jair Bolsonaro (R), habla con la prensa después de conocer los resultados de las elecciones legislativas y presidenciales en Brasilia.
/ EVARISTO SA / AFP
Agencia AFP

El presidente de , Jair Bolsonaro, dijo este domingo que salió victorioso ante la “mentira” de las encuestas que lo colocaban en amplia desventaja frente a su rival, Luiz Inácio Lula da Silva, al quedar solo cinco puntos por detrás en la primera vuelta de las elecciones.

“Hoy vencimos a la mentira”, dijo en referencia al sondeo de Datafolha, que preveía una ventaja de 14 puntos del izquierdista Lula sobre Bolsonaro. Con el 99% de los colegios electorales escrutados, Lula obtuvo 48% de los votos frente a 43% de su rival. Ambos se enfrentarán en un balotaje el 30 de octubre.

Mira: Bolsonaro reconoce que hay “voluntad de cambio” en Brasil, pero confía en ganar en la segunda vuelta

Brasil irá a balotaje el próximo 30 de octubre tras el sorpresivo desempeño del mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro este domingo en la primera vuelta de las presidenciales frente al izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, que ganó por estrecho margen.

Las principales encuestadoras habían vaticinado una amplia ventaja para Lula desde hacía meses e incluso habían previsto la posibilidad de que el expresidente ganara ya este domingo sin necesidad de balotaje.

Sin embargo, el mandatario ultraderechista resistió y logró un resultado que solo sus partidarios se empeñaban en creer.

El bolsonarismo salió además reforzado en las elecciones legislativas y de gobernadores, celebradas en paralelo. En el Congreso, por ejemplo, fue elegido diputado el exministro de Medioambiente Ricardo Salles, que tuvo que dejar el gobierno por sospechas de corrupción.

“Me atrevería incluso a decir que el bolsonarismo ganó la primera vuelta”, dijo Bruna Santos, del Instituto Brasil del Wilson Center, un centro de análisis en Washington. “Salió reforzado en el Congreso y el Senado. Sin mencionar que extendió su base en las gobernaciones”, agregó.

Mientras, Lula, que había previsto celebrar su victoria en primera vuelta por todo lo alto en Sao Paulo, tendrá que pelear ahora por cada voto.

“La lucha continúa hasta la victoria final”, dijo el expresidente, de 76 años, en el hotel paulista donde aguardó los resultados. “Es solo una prórroga”, añadió.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más