Redacción EC

Río de Janeiro. Cientos de simpatizantes del candidato derrotado a la presidencia de  discutieron con algunos compatriotas que celebraban la victoria del utraderechista en Río de Janeiro. 

Un grupo de detractores del gobernante electo entró en conflicto con seguidores del capitán, lo que obligó a las autoridades a intervenir para evitar un enfrentamiento mayor.

El ex capitán del Ejército obtuvo 57,7 millones de votos (55,18%) contra 46,8 millones (44,82%) para el izquierdista Fernando Haddad, tras el escrutinio de más del 99,91% de las urnas.

"No podemos seguir coqueteando con el socialismo, el comunismo, el populismo y el extremismo de izquierda", agregó el flamante presidente electo desde su casa de Rio de Janeiro, en un mensaje emitido en vivo por las redes sociales, llave maestra de su campaña.

Bolsonaro, un exparacaidista de 63 años, logró capitalizar la decepción y la rabia de una población golpeada por años de recesión y hastiada de los escándalos de corrupción.

Por otro lado, Haddad se dirigió a la militancia en un hotel de Sao Paulo, donde pidió respeto por sus "45 millones de votantes", en un emotivo discurso en el que prometió seguir luchando "con coraje" por la democracia.

El exalcalde de Sao Paulo, de 55 años, fue designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) en sustitución de su líder histórico, el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), que purga desde abril una pena de 12 años de cárcel por corrupción y lavado de activos.

El PT perdió la primera de las últimas cinco elecciones presidenciales.

Fuente: AFP / EFE