Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Latinoamérica

Elecciones en México: AMLO es el favorito, ¿pero podrá gobernar?

El candidato izquierdista se perfila como el ganador de los comicios presidenciales en México. Pero sus promesas de combatir la corrupción y acabar con la violencia podrían frustrase en un país con una endémica impunidad

AMLO

AMLO dejó de ser confrontacional y capitalizó el hartazgo de la población mexicana sobre la corrupción y la violencia. En la foto se le ve al cierre de su campaña en el Estadio Azteca. (Foto: Reuters).

reuters

Le tomó dos elecciones perdidas para aprenderse la tarea. Esta vez, es casi un hecho, a menos que ocurra un cataclismo, que el izquierdista Andrés Manuel López Obrador (AMLO) gane hoy la Presidencia de México y se convierta en el sucesor de Enrique Peña Nieto, quien terminará su gestión como uno de los mandatarios más impopulares de su país.

El ‘Peje’ o AMLO decidió en esta campaña ser menos confrontacional y enfocarse en dos de los males endémicos de México: la corrupción y la violencia. La estrategia, al parecer, le resultó. Los últimos sondeos le dan, por lo menos, 12 puntos de ventaja con respecto al segundo lugar. Otras encuestas incluso le dan 20 puntos de diferencia.

La pelea, en realidad, estará entre el segundo y tercer lugar: Ricardo Anaya y José Antonio Meade. Anaya es el candidato más joven en postular, con 39 años, y representa una coalición que ha abarcado los dos extremos ideológicos; una mescolanza formada por el derechista PAN, el izquierdista PRD (que fue el antiguo partido de López Obrador) y el centroizquierdista Movimiento Ciudadano. Meade representa al oficialista PRI, y pese a su experiencia como ministro en cinco diferentes carteras arrastra el pasivo de un partido que ha representado a la corrupción y la inoperancia en los últimos seis años.

México

Jose Antonio Meade y Ricardo Anaya se disputan el segundo lugar. (Foto: Reuters)

reuters

AMLO, al frente de su partido Morena, decidió formar una coalición con un partido cristiano conservador y otro de izquierda. Como en los anteriores procesos, ha denunciado a la “mafia del poder”, que según él representan el PRI y el PAN, y ha sabido capitalizar el hartazgo de los mexicanos, una palabra que se repite una y otra vez en los diversos análisis políticos sobre esta campaña.

“La gente está muy enojada con el tema de la corrupción y hay un hartazgo con la violencia que vivimos desde el 2006, con más de 300 mil muertos y desaparecidos por la guerra contra el crimen organizado que inició Felipe Calderón. El éxito de Andrés Manuel es que logró articular esos dos temas y convertirlos en los ejes de su campaña”, señala a este Diario Genaro Lozano, politólogo mexicano y profesor de la Universidad Iberoamericana.

“Esta es una elección muy parecida a la del 2000 –cuando Vicente Fox derrotó al PRI después de siete décadas en el poder– en la que los mexicanos están profundamente hartos. Hartos hacia los grandes casos de corrupción del gobierno de Peña Nieto y de los gobernadores del PRI. Y esto lo ha aprovechado Andrés Manuel”, agrega Gerardo Rodríguez, académico e investigador de la Universidad de las Américas Puebla (Udlap).

Si en el 2006 sus críticos le achacaban a AMLO un peligroso viraje al chavismo, esta vez él ni siquiera se preocupó en responder esos cuestionamientos. De hecho, se burló de quienes decían que recibía financiamiento ruso, y en un spot publicitario se hizo llamar ‘Andrés Manuelóvich’.

AMLO

AMLO lidera todas las encuestas. (Foto: Reuters)

reuters

“Andrés Manuel hizo bien en mandar a su equipo técnico y económico a dialogar con los sectores empresariales. De hecho, miembros de su campaña fueron a Washington y Nueva York para tranquilizar al sector financiero asegurando que no habrá cambios radicales en la política económica”, enfatiza Rodríguez.

—Tarea difícil—

¿Pero de ganar López Obrador, le será fácil gobernar? ¿Podrá realmente arrancar la corrupción endémica y terminar con la violencia? Según las encuestas, AMLO podría conseguir mayoría simple en el Congreso y su partido obtendría entre cinco y seis gobiernos estatales –de los 32 que tiene México–, lo que no sería suficiente para realizar todas las reformas que necesita, sobre todo en el combate a la corrupción.

“Se avizora un sexenio complicado porque los problemas de impunidad en México son estructurales. Y esa puede ser la gran frustración, y será la gran estrategia de la nueva oposición contra López Obrador”, señala Rodríguez.

“Gobernar es decepcionar”, agrega Lozano. “El problema de Andrés Manuel es que está poniendo unas expectativas muy altas, tal como lo hizo Fox en el 2000. Yo creo que va a acabar su mandato tal como acaban los sexenios en México, sin llegar a cumplir sus promesas”.

Lozano señala que México necesita cambiar a un sistema político que permita rendir cuentas, donde los presidentes puedan ser juzgados por corrupción, donde haya revocación de mandatos y se empoderen las candidaturas independientes.

Por eso, los tres primeros años de gobierno serán importantes y van a indicar hasta dónde puede llegar la transformación de la que tanto habla López Obrador. Si no, como dice Lozano, cuando acabe su mandato México se puede estampar de nuevo contra la pared.

Voto y participación

- El voto es voluntario. La participación electoral es de un 63%.
- Los 89 millones de mexicanos aptos para votar deberán elegir también a congresistas nacionales, gobernadores, alcaldes, concejales y diputados estatales.

Los escándalos de Peña Nieto

1. La Casa Blanca
Una investigación periodística reveló en el 2014 que la primera dama, la actriz Angélica Rivera, compró una casa de unos siete millones de dólares en uno de los barrios más exclusivos de la Ciudad de México a un contratista del gobierno. Aseguró que ella había adquirido la vivienda con su dinero, pero finalmente terminó vendiéndola y el presidente ofreciendo disculpas a los mexicanos.

2. Los 43 de Ayotzinapa
El 26 de setiembre del 2014, 43 alumnos de la escuela para maestros de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, desaparecieron después de ser atacados por sicarios y policías corruptos, quienes los detuvieron y presuntamente los entregaron al cártel Guerreros Unidos. Según la investigación oficial, rechazada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ese cártel los habría asesinado y carbonizado para luego esparcir sus restos en un río.

3. La fuga del ‘Chapo’ Guzmán
El 11 de julio del 2015 el jefe narco se escapó por segunda ocasión de una cárcel de máxima seguridad, pero esa vez lo hizo a través de un largo túnel cavado desde el baño de su celda que desembocaba en una bodega situada a poco más de un kilómetro de la cárcel. El túnel fue cavado durante meses y tenía rieles adaptados para una motocicleta.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada