El Salvador elige presidente con Nayib Bukele (derecha) y Carlos Callejas como favoritos. (AFP).
El Salvador elige presidente con Nayib Bukele (derecha) y Carlos Callejas como favoritos. (AFP).

San Salvador. Con pequeños atrasos, pero con tranquilidad y una importante participación, los ciudadanos de votan el domingo entre un puñado de candidatos presidenciales que prometen acabar con la corrupción, eliminar la violencia de las pandillas y crear más puestos de trabajo, mientras el favorito en las encuestas espera terminar con tres décadas de bipartidismo.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Julio Olivo, dijo en una cadena nacional de radio y televisión, que todos los paquetes electorales han llegado a los 1.596 centros de votación, lo que significa que se encuentran listas las 9.568 juntas receptores de votos para que la ciudadanía pueda ejercer el sufragio.


Olivo manifestó que “la confianza y certeza de los resultados electorales estará determinada por la vigilancia activa que ejercerán los vigilantes de cada uno de los partidos políticos contendientes”.

En las votaciones participan siete partidos legalmente inscritos, pero solo cuatro candidatos.

Según la mayoría de las encuestas, el favorito para ocupar el palacio de gobierno es el candidato de la conservadora Gran Alianza para Unidad Nacional (GANA), el ex alcalde capitalino Nayib Bukele, seguido por el empresario Carlos Calleja, postulado por una alianza de cuatro partidos conservadores que encabeza la Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Nayib Bukele, ex alcalde de El Salvador. (AP).
Nayib Bukele, ex alcalde de El Salvador. (AP).

Bukele debutó en política en el 2012 con el gobernante , que surgió de un movimiento guerrillero de izquierdas luego de los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra civil de El Salvador. En la actualidad, es el abanderado de la Gran Alianza para Unidad Nacional (GANA) y desafía el dominio político que impera en la nación centroamericana desde los acuerdos de 1992.

Una encuesta reciente dio a Bukele el respaldo de alrededor del 40% de los salvadoreños, frente al 23% que obtendría el empresario Carlos Callejas, de la conservadora Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Su ventaja sería mucho mayor con respecto al tercero y candidato del FMLN, el excanciller Hugo Martínez.

Más de 4.500 observadores, entre los que habrá representantes de la Organización de Estados Americanos y la Unión Europea, participarán en los comicios.

“Ya estamos listos para votar, es una obligación y tengo el derecho de decidir quien nos va a gobernar”, dijo a The Associated Press Estela Henríquez, de 27 años, uno de los primeros salvadoreños que ejerció el voto en el Centro Internacionales de Feria y Convenciones de la capital.

La mayoría de las casillas electorales abrieron las votaciones a las 07:00 de la mañana (13:00 GMT), como se había planificado, pero en algunos lugares se atrasó hasta por 30 minutos, sin que se reportaran incidentes graves.

Los primeros en votar fueron los miembros de las juntas receptoras de votos y los agentes de la policía asignados a dar seguridad en la periferia de los centros de votación.

Las mesas cierran a las 17:00 horas (23:00 GMT), pero si a la hora de cierre aún quedan ciudadanos dentro del centro de votación o a su entrada, también se les permitirá ejercer el sufragio

Si ninguno de los candidatos logra más del 50% de los votos el domingo, los dos con más respaldo popular se medirán en un balotaje en marzo.

El Salvador es un país pequeño tanto en extensión como en población, con apenas 6,5 millones de habitantes. Cerca de un tercio de los hogares viven en la pobreza y el Banco Mundial señaló que la renta per cápita es de 3.560 dólares. En busca de un nueva vida, muchos salvadoreños se unieron a las recientes caravanas de migrantes que recorrieron México a pie con el objetivo de llegar a Estados Unidos.

Fuente: AP