La vicepresidenta de Uruguay y esposa del ex presidente José Mujica, Lucía Topolansky, habla durante una conferencia en defensa de la democracia en Brasil y en solidaridad con el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. (Foto: EFE/Alejandro Prieto)
La vicepresidenta de Uruguay y esposa del ex presidente José Mujica, Lucía Topolansky, habla durante una conferencia en defensa de la democracia en Brasil y en solidaridad con el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. (Foto: EFE/Alejandro Prieto)
Redacción EC

La vicepresidenta de Uruguay, Lucía Topolansky, aseguró el viernes que el ex presidente brasileño Luiz Inácio , quien permanece atrincherado en un sindicato de Sao Paulo vencido el plazo que le otorgó la Justicia, no tiene "ninguna razón para entregarse".

"Lula se siente no culpable. Inocente. No hay ninguna razón para entregarse. Cuando alguien se siente culpable, va y se entrega", señaló la ex guerrillera tupamara, que participó este viernes en una reunión de apoyo al ex mandatario brasileño, organizada por la principal central sindical del país, el PIT-CNT.

La vicepresidenta, esposa del ex presidente José Mujica (2010-2015), manifestó su solidaridad y apoyo hacia Lula y, con lágrimas en los ojos y su voz cortada, aseguró en el acto del PIT-CNT que el político brasileño está siendo condenado sin pruebas.

"Lo culpan a Lula por presunción. Nosotros presumimos que Lula es inocente", agregó.

En una rueda de prensa posterior al acto, Topolansky sostuvo que la democracia brasileña está "golpeada" y que ello redunda en todas las demás de Latinoamérica.

"Más allá de la figura personal de Lula... Acá ha habido un proceso que, por decir algo suave, es raro", estimó.

Lula, al que el juez federal Sergio Moro le había dado plazo hasta las 05:00 p.m. locales (03:00 p.m. en el Perú) de este viernes para presentarse en Curitiba y comenzar a cumplir la condena de 12 años de prisión que le fue impuesta por corrupción, dejó pasar el plazo sin aclarar si se entregará más tarde o si esperará que la Policía lo busque.

Voceros de la Policía Federal dijeron que proseguirán las negociaciones con la defensa de Lula antes de intentar alguna operación de captura.

El líder socialista está acuartelado desde la tarde del jueves en la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde inició la carrera política que lo llevó a la Presidencia y a convertirse en el líder más carismático de Brasil, y tan solo ha aparecido esporádicamente por la ventana para saludar a sus seguidores.

En el interior de la edificación, en donde durmió anoche, el actual líder de todos los sondeos de intención de voto para las elecciones presidenciales de octubre ha conversado con diferentes aliados, así como con sus abogados, para definir una estrategia ante la orden de detención en su contra.

Fuente: EFE