La expresidenta Jeanine Áñez Chávez en La Paz, Bolivia. (Foto: Archivo/ REUTERS/Luisa Gonzalez).
La expresidenta Jeanine Áñez Chávez en La Paz, Bolivia. (Foto: Archivo/ REUTERS/Luisa Gonzalez). / LUISA GONZALEZ
Agencia EFE

La expresidenta interina de Jeanine Áñez pidió “perdón” este domingo, día en el que cumple un año de reclusión, “por los errores” que cometió durante su Gobierno, tras la crisis política de 2019, lamentando que su gestión se haya extendido de tres meses a casi un año y por confiar en “cercanos” que la “traicionaron”.

“Luego de un año de estar encerrada ilegal e injustamente pido perdón; pido perdón por los errores cometidos durante el año de mi Gobierno, el que no debió ser un año sino tres meses”, manifestó en una carta manuscrita que publicó en sus redes sociales.

El texto, en el que dice estar “secuestrada y presa siendo inocente”, señala que lamenta que su Administración se haya extendido más allá del tiempo que inicialmente se fijó y asegura que “la pandemia” obligó a hacerlo y que la medida fue refrendada por el ente electoral y el Parlamento.

Cuando Áñez asumió la Presidencia a raíz de la renuncia de Evo Morales, tras los anulados comicios de 2019, tomó como tareas centrales la convocatoria a elecciones, que luego se aplazaron en dos ocasiones, y la pacificación del país.

Ya como presidenta interina se decidió ser candidata, una decisión que mantuvo firme hasta unas semanas antes de los comicios generales de 2020.

“Pido perdón al pueblo boliviano, por haber confiado en tantos cercanos quienes me traicionaron y abusaron de mi confianza, de mi buena fe, mintiendo y manipulando la verdad, como ocultándola y negociando con nuestros verdugos para volver al poder”, menciona en otra de las partes fundamentales de su escrito.

Aunque no dio nombres, esto puede relacionarse principalmente, como ya lo había señalado antes, con algunos de los que fueron sus ministros y que estuvieron vinculados con actos de corrupción que dañaron la reputación de su Gobierno.

Añez también explica que, a pesar de todo aquello, tuvo la intención de hacer “lo mejor para el país”.

En la parte final enfatiza que “nunca” podrán apresar su consciencia y que resistirá y seguirá luchando “hasta el día en que Dios” se lo permita.

La exmandataria interina cumplió este domingo un año de detención preventiva por acusaciones de supuestas ilegalidades que cometió en el proceso que la llevó a la Presidencia del país, que según el actual Gobierno y el Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo Morales, fueron un “golpe de Estado”.

Los cargos que afronta en los procesos denominados “golpe de Estado I y II” van desde terrorismo, sedición y conspiración hasta resoluciones contra la Constitución e incumplimiento de deberes.

El oficialismo cuestiona que se haya colocado en línea constitucional tras la renuncia del presidente, vicepresidente y las cabezas del Senado y la Cámara de diputados para asumir la Presidencia en vez de convocar a sesiones en las que se debía recomponer las directivas que, según el MAS, le pertenecían por reglamento.

También se le señala como responsable de la muerte de más de una veintena de civiles catalogadas como “masacres” durante su Gobierno, una acusación que debe resolver el Legislativo.

El encarcelamiento de Áñez en un penal en La Paz ha estado marcado por problemas en su salud como hipertensión, crisis nerviosas y depresión, con momentos en los que se provocó lesiones o la huelga de hambre que mantuvo por más de dos semanas para conseguir su libertad.

_______________________________

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué tiene Zaporiyia y por qué es tan importante para la estrategia rusa?
Es una de las 3 plantas nucleares más importantes del mundo y la más grande de Europa. Revisemos qué es lo que la hace tan relevante y cómo su ocupación implica una amenaza para todo Europa.

TE PUEDE INTERESAR

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más