Kirchnerista reaviva la polémica de medios en Argentina
Kirchnerista reaviva la polémica de medios en Argentina
Redacción EC

El secretario general de la Presidencia, el Oscar Parrilli, ha reavivado la polémica contra los medios de comunicación en Argentina, luego que solicitará a entidades periodísticas revisar los contenidos del diario 'La Nación' y el noticiero 'Telenoche' de Canal 13, propiedad del 'Grupo Clarín'. El funcionario busca que estos organismos determinen si los citados medios cayeron en “una falta grave a la ética y el ejercicio de la profesión del periodismo”. 

La propuesta de Parrilli, quien ocupa el mismo cargo en el gobierno de desde el 2003, tuvo lugar después de acusar públicamente a ambos medios de faltar a la verdad en un informe periodístico. Días antes, el periódico argentino denunció que la sede del gobierno, La Casa Rosada, , destinó 3,6 millones de pesos (moneda local) a la instalación de un sistema de energía ininterrumpida con el fin de evitar futuros cortes de luz. El Canal 13 rebotó el informe en su programa 'Telenoche' .      

, Parrilli sostuvo una reunión con la presidenta Fernández de Kirchner en la Quinta de Olivos. Tras concluir el encuentro, el secretario general de la Presidencia publicó un comunicado titulado: “La Nación, Canal 13 y Clarín mienten”. En él, acusó a los medios de “mentir y difamar con la intención de generar animosidad contra el Gobierno”, y, de se modo, desacreditar "las obras que se llevan a cabo en la Casa Rosada".

Además, el funcionario kirchnerista acusó a ambos medios de no haber esperado que el gobierno emitiera una información oficial al respecto. No obstante, no precisó cuánto tiempo su oficina consideraba prudente para responder. Según el 'Clarín', el despacho de Parrilli no se caracteriza precisamente por dar respuesta a las preguntas de la prensa.

no se hizo esperar. A través de su página web, el diario argentino afirmó que su fuente de información en la elaboración de la denuncia fueron siempre los pliegos de la licitación publicados en el Boletín Oficial. Es decir, el informe estaba basado en los propios documentos del Poder Ejecutivo. Asimismo, aseguró que sus periodistas se comunicaron varias veces con funcionarios de la Secretaría General de la Presidencia antes de publicar la noticia. Estos últimos, asegura el diario, nunca respondieron las interrograntes planteadas.