Una visión general de la primera sesión de la Asamblea Constituyente en Santiago de Chile el 7 de julio de 2021. (Foto: AFP).
Una visión general de la primera sesión de la Asamblea Constituyente en Santiago de Chile el 7 de julio de 2021. (Foto: AFP).
Agencia AFP

Agencia de noticias

La Convención Constituyente de pudo comenzar finalmente este miércoles su camino hacia la redacción de la nueva Constitución, tras sortear problemas técnicos y sanitarios que obligaron a retrasar dos días la sesión inaugural prevista para el lunes.

Como primera tarea los constituyentes aprobaron sumar siete miembros –entre ellos dos representantes de pueblos originarios- a la mesa directiva del nuevo cuerpo que ya conformaban la presidenta y académica mapuche Elisa Loncón y el vicepresidente y experto constitucionalista Jaime Bassa. También se aprobó la creación de las comisiones de Reglamento, Presupuesto, Ética.

MIRA: ¿Qué dice de Chile que una mujer mapuche lidere la histórica Convención Constitucional y cuáles son los pasos que vienen?

Ampliar la mesa directiva “es para darle mayor legitimidad social y darle el equilibrio importante entre fuerzas políticas que integran esta Convención”, dijo Loncón.

En una desordenada sesión y aún con algunos desperfectos técnicos, los constituyentes votaron ya entrada la noche levantando la mano ante la falta de equipos para realizar la votación vía electrónica en el Salón de Honor del antiguo edificio del Congreso en Santiago, ahora sede de la Convención.

Debido a la pandemia, los constituyentes se reunieron primero en cinco salones diferentes y se comunicaban de forma remota, sistema que funcionó con intermitencia al igual que la señal de streaming para seguir la sesión por internet.

La falta de previsión por parte del gobierno para adecuar la sede de la Convención obligó a suspender el lunes la sesión inaugural, que recién pudo realizarse dos días después.

El domingo, la juramentación de los 155 convencionales se logró realizar tras un retraso por fricciones debido a las protestas en los exteriores del antiguo Congreso y los llamados de constituyentes para suspender la ceremonia mientras siguieran actuando las fuerzas especiales de la Policía.

MIRA: Chile: mapuche Elisa Loncón es elegida presidenta de la histórica Convención Constitucional

Sin que aún comience el debate sobre el texto constitucional, para el jueves se espera tratar la petición de una amnistía para los llamados “presos de la revuelta social” que comenzó el 18 octubre de 2019, una idea que para la derecha es una exigencia que excede las atribuciones de la Convención, pero que es demandada por la izquierda, que es mayoría.

Loncón también pidió considerar la necesidad de intérpretes de lenguas de los 10 pueblos representados.

Es un trabado inicio para dar el primer paso en el camino de nueve meses -prorrogables por tres meses más- para redactar la nueva Constitución que sustituirá a la Carta Magna actual, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

“Después de que fracasó el intento de sesión del lunes (...) la Constituyente quedó un poco en el aire”, denunció en su intervención este miércoles Bassa, quien tildó lo ocurrido como un “bochorno”.

“Muy contentos”

El accidentado inicio de la Convención sigue la dinámica de su nacimiento. Casi un mes después del inicio de las protestas sociales en octubre de 2019, cuando ya se contaban más de una decena de muertos y miles de heridos, la mayoría de los partidos políticos -excepto el Comunista- llegaron a un acuerdo para llamar a un plebiscito que decidiera el cambio o no de la Constitución, como una salida política a la grave crisis.

El 25 de octubre de 2020, tras una postergación debido a la pandemia, se realizó el plebiscito en que por un 79% de los votos los chilenos decidieron cambiar la Carta Magna.

“Nos tiene muy contentos [poder empezar a trabajar]. La gente estaba bastante contenta porque ya podíamos tener una primera reunión formal. Fue muy emocionante estar ahí siendo representante de aquellos quienes nos eligieron”, dijo a la AFP el convencional Daniel Stingo, elegido en la lista de izquierda Apruebo Dignidad.

“Paciencia”

Los problemas de instalación -no estaban las conexiones tecnológicas ni los espacios para poder cumplir con la normativa sanitaria contra el coronavirus- demuestran que esta Convención “no es del gusto del gobierno” del conservador Sebastián Piñera, encargado de esa primera fase, afirmó Stingo.

“Tuvo que hacerlo a regañadientes. Va a ser trabado. Es algo que el gobierno tuvo que hacer con presión de la ciudadanía y les cuesta aceptarlo”, agregó.

El gobierno, a través de la Secretaría General de la Presidencia, debía dejar todo preparado para la sesión del lunes. Pero tras una hora de ingresar al lugar donde se convocó la primera sesión, los constituyentes fueron saliendo y denunciando que no estaban las condiciones.

El gobierno llamó a la “paciencia”.

“Quiero hacer un llamado al país de que esto está funcionando bien. Hay que tener unos poquitos días de paciencia para que los convencionales se instalen”, afirmó por su parte el subsecretario de la Secretaría general de la Presidencia, Máximo Pavez.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

___________________________

VIDEO RECOMENDADO

Jovenel Moise: presidente de Haití fue asesinado en su casa por un comando armado.
El presidente de Haití fue asesinado el miércoles por un comando integrado por personas extranjeras, según la versión oficial del Gobierno. (Video: AFP)

TE PUEDE INTERESAR