Primero fue el azote del huracán Matthew. Ahora, días después de que la tormenta golpeara el sur de Haití con vientos de hasta 230 kilómetros por hora, dejando cerca de 900 muertos, la amenaza del cólera se cierne sobre los haitianos.


A raíz de las inundaciones y el agua contaminada, el brote se reavivó y cobró hasta el momento 13 vidas.

La enfermedad llegó a la isla tras el terremoto del 2010, de la mano de las tropas de paz de la ONU.

Desde ese entonces ya han muerto cerca de 10.000 personas.

BBC