Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Latinoamérica

Reunión de la OEA sobre Venezuela fue suspendida sin alcanzar consenso

"Hemos acordado construir una ruta, construir consenso. Lo que hemos acordado es que nos vamos a poner de acuerdo", explicó el canciller de México, Luis Videgaray

OEA Venezuela

La OEA se reunió para discutir sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. (Foto: AFP)

OEA se reúne para discutir sobre el Gobierno de Nicolás Maduro. (Foto: AFP)

Los cancilleres y representantes de los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) debieron suspender sin acuerdos este miércoles una reunión convocada para discutir la crisis en Venezuela, y negociarán ahora la fecha para un nuevo encuentro.

A medida que la situación en Venezuela se deteriora, con un saldo de 60 muertos en dos meses de protestas contra el presidente Nicolás Maduro y mayores privaciones económicas para su población, la OEA no fue capaz de superar las divisiones internas sobre si tiene -y cuál es- un rol para encontrar caminos que saquen al país caribeño de la crisis.

"Hemos acordado construir una ruta, construir consenso. Lo que hemos acordado es que nos vamos a poner de acuerdo", explicó el canciller de México, Luis Videgaray, luego de finalizada la reunión, hablando a título de los 14 países que apoyaban el proyecto de Declaración más duro.

De acuerdo con el jefe de la diplomacia mexicana, "el plazo que tenemos es muy claro: que lleguemos a un consenso antes de la Asamblea General" de la OEA a realizarse en Cancún del 19 al 21 de junio.

Iniciada la reunión, los representantes de cada país expusieron sus puntos de vista sobre la crisis.

►Bolivia

La representación de Bolivia, a cargo del ministro de relaciones exteriores Fernando Huanacuni Mamani, defendió ante la OEA la "soberanía" venezolana.

►México

El canciller de México, Luis Videgaray opinó que el agravamiento de la crisis en Venezuela y las "alteraciones a su orden democrático" merece que los países de la OEA actúen "con urgencia" mediante "nuevas gestiones diplomáticas" y ofreció a su país para participar en ellas.

"La aguda polarización en los últimos dos meses, más el recrudecimiento de violencia, con heridos y muertos, nos obliga a todos a actuar con urgencia", aseguró Videgaray durante la reunión de cancilleres de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sobre la situación social y política en Venezuela.

Videgaray aseguró que "la comunidad internacional, y en particular la comunidad hemisférica, tiene la responsabilidad de actuar para que las partes puedan acercar posturas y dar seguimiento puntual" a la crisis en el Venezuela, y negó que eso suponga una injerencia en los asuntos internos del país sudamericano.

"El principio de intervención (en los asuntos internos de un país) no puede ser invocado para esconder alteraciones al orden democrático", opinó Videgaray.

El canciller expresó su preocupación por la "falta de garantías para ejercer el derecho a manifestarse" en Venezuela y el "alto número de detenciones arbitrarias", una "situación contraria a los principios constitucionales del Estado venezolano" que "ha sido ya claramente denunciada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)".

Indicó, además, que iniciativas como la anunciada por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, de crear una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna "profundizan el clima de desconfianza" en el sistema político, unidas a las "restricciones a importantes actores políticos, encarcelados o inhabilitados".

"Ni la negación de sus problemas ni el aislamiento u autoexclusión de la OEA ayudarán a Venezuela a encontrar soluciones", advirtió Videgaray.

"México reitera su voluntad para dar atención a esta grave crisis si así lo deciden los venezolanos", subrayó Videgaray, quien consideró necesario "emprender nuevas gestiones diplomáticas para lograr la normalización" de la situación democrática en Venezuela.

"Si esta reunión de consulta de cancilleres resuelve generar instancias de acuerdos, de ayuda humanitaria y reconciliación internacional, México expresa su voluntad de participar activamente", concluyó.

►Argentina

La canciller de Argentina Susana Mabel Malcorra defendió los valores de la OEA y señaló que la organización ha velado y determinado el correcto funcionamiento de las leyes de cada país.

"El propósito de esta reunión no puede ni debe interpretarse como un acto de injerencia o condena a la república bolivariana de Venezuela, es más bien una mano tendida al gobierno... Estamos convencidos de que Venezuela tiene que formar parte y estar sentado en estas reuniones".

►Bahamas

El ministro de relaciones exteriores de Bahamas llamó a "suavizar" la situación entre el Gobierno y la oposición para que el pueblo pueda superar este "reto".

►Panamá

Panamá señaló estar "conmovida" por la situación venezolana. El país también defendió el organismo y lamentó la decisión de Venezuela de salirse del grupo.

►Colombia

Colombia planteo que la Asamblea Nacional debería recuperar sus poderes e hizo un llamado a no armar a la población venezolana.
Guatemala señaló que "el dialogo es la única manera de llegar a la paz" y mencionó que en ese país también vivió protestas pero "nunca hubo muertos".

►Nicaragua

El representante alterno de Nicaragua, Luís Exequiel Alvarado, condenó "enérgicamente" la celebración de la reunión de cancilleres sobre la crisis de Venezuela por considerar que está destinada a "intervenir" en los "asuntos internos" del país.

"Nuestra enérgica condena a esta reunión destinada a intervenir en los asuntos internos de Venezuela sin su consentimiento", afirmó el diplomático, el primero en tomar la palabra en la plenaria del encuentro, donde cada país puede hablar seis minutos.

Alvarado censuró la "naturaleza ilícita e inamistosa" de la reunión que, a su juicio, "ha roto con el orden constitucional que debe prevalecer en la organización".

"La OEA no puede seguir siendo usada por un país para el linchamiento político en contra del Gobierno de Venezuela, es lamentable que un grupo de hermanos países se hayan parcializado en sus apreciaciones y enfoques", sostuvo sin mencionar a ninguno.

"Invitamos a que hagan gala del buen juicio y la cordura y si están interesados en ayudar a Venezuela empiecen por respetar la soberanía de este país", agregó.

►Canadá

Canadá señaló que tras el anuncio de la Asamblea Constituyente, el país norteamericano "se preocupó". "Esperamos que la comunidad venezolano quiera continuar trabajando con nosotros... Trabajemos juntos de la mano para dar marcha atrás a todo y fijar un nuevo camino para Venezuela y el hemisferio".

►Paraguay

Paraguay señaló que “no se pude calificar de intervención un intento de defender valores… Todos aceptaron la carta y deben cumplirla, Venezuela no puede ser una excepción”.

El representante también lamentó que el país prefiera aislarse a sentarse a buscar soluciones inmediatas. Hizo un llamado a la libertad de expresión.

►Chile

Chile dijo que ha seguido con preocupación lo que sucede en Venezuela y lamentó que los esfuerzos de los ex presidentes y del papa Francisco no hayan podido solucionar la crisis.

Chile reiteró la urgencia de re definir un cronograma electoral, restituir a la Asamblea Nacional los poderes que le corresponden e hizo un llamado urgente a la liberación de los presos políticos.
Chile se acogió a lo dicho por el papa Francisco: mediar el conflicto con las “garantías respectivas".

►Brasil

Brasil hizo sentir su preocupación por la situación que vive Venezuela.
República Dominicana calificó de "pérdida de tiempo" proponer el diálogo entre ambas partes (oposición y Gobierno).

"Por la vía tradicional no habrá una solución, la región ha sido 'pródiga' con sus pueblos hermanos. El representante de República Dominicana culminó señalando que "de una guerra ‘patricida’, el pueblo no cura".

►Estados Unidos

El subsecretario de Estado de Estados Unidos, Thomas Shannon, agradeció a los representantes antes de mencionar el sinnúmero de problemas en Venezuela mencionado antes por los otros líderes.

"El retiro de Venezuela a este organismo no ayuda en nada, más bien perjudica a su pueblo", comentó. "Instamos al pueblo venezolano a respetar lo dicho ante el Vaticano: realizar elecciones, liberar a los presos políticos y así cesar la crisis".

En el encuentro solo falta Cuba, que se niega a participar en la OEA pese a que su suspensión de 1962 se levantó en 2009. 

Mientras los cancilleres y representantes pronunciaban discursos en el salón principal en la sede de la OEA, equipos diplomáticos realizaron durante toda la tarde intensas negociaciones a puerta cerrada para alcanzar algún tipo de consenso, pero el fracaso fue inevitable.

—Buscando consenso—

En esta reunión se encontraban sobre la mesa dos declaraciones con tonos disímiles: una presentada por el bloque de 14 países del Caribe, el CARICOM, y otra lanzada por Perú, Canadá, Estados Unidos, México y Panamá.

Esta última enumeraba varias exigencias al gobierno venezolano, incluyendo la liberación de líderes opositores presos, suspensión de enjuiciamiento de civiles en tribunales militares, fijación de un calendario electoral con observación internacional independiente y el cese del llamado a una Asamblea Constituyente, elementos ausentes de la propuesta de Caricom.

Como el reglamento aprobado para esta reunión exigía un mínimo de 23 votos para aprobar una Declaración (con 34 delegaciones acreditadas, incluyendo a Venezuela), rápidamente quedó claro que no sería posible adoptar un documento que no fuera consensuado.

"Estamos realmente cerca" de un consenso, dijo la canciller colombiana, María Ángela Holguín, dando un balance "positivo" a la cita.

Videgaray, hablando luego solo a nombre de México, también se mostró optimista de lograr un acuerdo con el bloque caribeño y evocó "flexibilidad", pero dijo que los elementos del texto de 14 países son "indispensables".

Pero países aliados de Caracas y la propia Venezuela vieron en la suspensión un triunfo.

La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, dijo que "han sido derrotados", en alusión al secretario general de la OEA, Luis Almagro, y la oposición de su país.

"Llegaron con su plan de intervención a buscar un consenso y el único consenso es que no hay consenso. Se impuso la voz moral", afirmó desde la capital estadounidense a la televisora gubernamental venezolana, VTV.

"Salimos fortalecidos como países del Alba que defendemos la revolución", dijo el canciller de Bolivia, Fernando Huanacuni.

—Divisiones en evidencia—

La situación en Venezuela "sigue en la agenda", dijo en tanto Almagro a un centenar de manifestantes de ese país aglomerados fuera de la sede del organismo bajo un inclemente sol para expresar rechazo a su gobierno, al que calificaron a gritos de "dictadura", mientras un puñado vociferaba justo detrás consignas a favor de Maduro.

La suspensión de la reunión dejó nuevamente al descubierto las fracturas que han rodeado la discusión del tema venezolano en el seno de la OEA.

Precisamente la decisión del Consejo Permanente del organismo de convocar a la reunión de consultas motivó la decisión de Venezuela de iniciar formalmente su salida de la entidad continental, un proceso que tardará dos años en completarse.

Tras un mes de ausencia en las deliberaciones de la OEA, el gobierno venezolano se acreditó para la cita de cancilleres, pero finalmente su silla permaneció vacía durante la seis horas de debates.

En la apertura de los trabajos, la delegación de Nicaragua expresó su "más firme rechazo y enérgica condena" por el gesto "inamistoso" de la OEA de realizar una sesión de consultas sobre la situación en Venezuela sin el consentimiento de ese país.

Del lado contrario, varios gobiernos subrayaron la necesidad de que el continente encuentre mecanismos para una negociación entre el gobierno y la oposición, alertando sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela y exhortando a Caracas a reconsiderar su salida de la OEA.

Fuente: Agencias

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO


Tags Relacionados:

OEA

Venezuela

Nicolás Maduro

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada