Panamá: Castristas abandonan foro por presencia de disidentes
Panamá: Castristas abandonan foro por presencia de disidentes

Ciudad de Panamá. Un centenar de activistas oficialistas cubanos abandonó hoy el arranque de un foro paralelo de la Cumbre de las Américas de Panamá, en señal de protesta por la presencia de disidentes políticos de la isla en el evento.

"La delegación revolucionaria cubana, (representante) de la verdadera sociedad civil, ha abandonado la sala, porque no podemos estar en el mismo espacio donde están los terroristas", dijo uno de los delegados a las afueras del foro de la sociedad civil organizado en el centro de Panamá.

Los simpatizantes del Gobierno Cubano aseguraron que hablarán con los organizadores del foro para ver cómo participarán en el acto, aunque aseguraron que no se sentarán a la mesa con los opositores.

Más de 100 activistas representantes de organizaciones civiles cercanas al gobierno de Raúl Castro habían organizado antes una ruidosa protesta ante la sede del foro en el Hotel El Panamá, coreando entre otros el nombre del ex presidente Fidel Castro y ondeando banderas de la isla socialista.

"Abajo la gusanera", gritaban también los activistas en alusión a opositores cubanos cercanos al exilio anticastrista de Miami, que también viajaron a Panamá para participar en los foros.

Los delegados oficialistas abuchearon de igual modo a disidentes llegados de la isla como el opositor Manuel Cuesta Morúa a su llegada al lugar del foro. Varios activistas gritaron consignas dentro de la sala antes de retirarse.

"Hay un sentimiento de indignación muy fuerte en la delegación cubana", dijo a la agencia DPA el ex ministro de Cultura cubano Abel Prieto, que aseguró que era uno de 28 activistas que no habían sido acreditados para el foro.

"Cada momento que pasa nos enteramos de nuevos elementos que revelan que los organizadores de este foro no han actuado con transparencia", agregó el actual asesor de Raúl Castro. 

"Han inscrito a personas que trabajan por dinero contra su patria", dijo Prieto. "Como si fueran representantes de una supuesta sociedad civil, que nada más existe en la imaginación de los que la financian", agregó. 

"Eso para nosotros es muy indignante", aseguró el ex ministro.

Los organizadores del foro, la Red de Derechos Humanos de Panamá, negaron haber excluido intencionalmente a los delegados cubanos y subrayaron que las dificultades se debieron a problemas burocráticos en la acreditación.

"Hay un proceso lento, ciertamente lento, pero están entrando", dijo a DPA Rubén Castillo, responsable de la coordinación del foro.

Castillo también rechazó acusaciones de haber permitido que se acrediten "mercenarios" y "terroristas", como los calificaron los delegados oficialistas cubanos.

Para elegir a los participantes de foro "se garantizó la diversidad", enfatizó Castillo. "Aquí vienen (personas) de todos los matices políticos, sin ninguna diferencia", agregó. 

Varias organizaciones y representantes oficialistas cubanos habían criticado de antemano la invitación de opositores políticos y anunciado que a Panamá viajaría representantes de la "verdadera sociedad civil" cubana.

Muchas de las protestas se centraron hoy en la llegada a Panamá del ex agente de la inteligencia estadounidense Félix Rodríguez, un exiliado cubano que fue agente de la CIA y que participó en la operación que condujo a la captura y el posterior asesinato del guerrillero argentino Ernesto "Che" Guevara en Bolivia en 1967.

"El gobierno cubano siempre ha hecho eso, ha acusado a todos los que se le oponen de ser terroristas", dijo Rodríguez a la agencia DPA en un acto previo organizado por un grupo disidente.

"Todos ellos responden al gobierno de Cuba", dijo Rodríguez sobre los delegados oficialistas. "Ellos no representan al pueblo de Cuba", reclamó también el exiliado.

A Panamá, donde se celebrará el viernes y sábado la VII Cumbre de las Américas, llegaron también varios opositores cubanos vinculados al exilio anticastrista cubano afincando en Miami.

El foro de la sociedad civil es uno de los eventos paralelos a la cita de alto nivel a la que están invitados los jefes de Estado y de gobierno de los 35 países de la región.

Fuente: DPA