Peña Nieto: "La desaparición de estudiantes es indignante”
Peña Nieto: "La desaparición de estudiantes es indignante”
Redacción EC

Ciudad de México (Agencias)

El presidente de , , dijo hoy que son "indignantes, dolorosos e inaceptables" los recientes ataques atribuidos a policías municipales y que derivaron en la en , al sur de México, y que se teme puedan estar algunos de ellos entre casi una treintena de fosas clandestinas.

El mandatario dijo que instó a las autoridades federales a colaborar en el esclarecimiento de los hechos y en la detención y castigo de los presuntos responsables de lo ocurrido hace poco más de una semana en Iguala, una localidad del estado sureño de Guerrero y a unos 200 kilómetros al sur de la ciudad de México.

"Lamento de manera muy particular la violencia que se ha dado y sobre todo que sean jóvenes estudiantes los que hayan resultado afectados y violentados en sus derechos en el municipio de Iguala", dijo en un mensaje a medios en la capital del país, sin que aceptara preguntas de la prensa.

Afirmó que su gobierno colaborará con las autoridades de Guerrero para "conocer la verdad y asegurar que se aplique la ley a los responsables de estos hechos que son sin duda indignantes, dolorosos e inaceptables".

La Procuraduría General de la República anunció el fin de semana que tomó bajo su jurisdicción la investigación por la desaparición de los estudiantes y los trabajos periciales para identificar los 28 cuerpos encontrados el fin de semana en fosas de Iguala.

Autoridades estatales explicaron que los cadáveres estaban muy deteriorados para ser identificados de inmediato, ya que además de quemados algunos estaban "fragmentados".

FAMILIAS LE EXIGEN QUE LOS ENCUENTREN

En tanto, las familias de los 43 estudiantes insisten en que los jóvenes están vivos y le exigieron hoy al presidente mexicano que los encuentre.

Peña Nieto "tiene que tomar cartas en el asunto, nos los tiene que entregar con vida", dijo a la AFP Manuel Martínez, vocero de los padres de los estudiantes que desaparecieron el 26 de octubre, después de ser baleados por policías municipales y narcotraficantes en el municipio de Iguala.

Ayer la fiscalía regional aseguró que dos sicarios detenidos en la zona donde el sábado fueron halladas fosas clandestinas de las que se han extraído 28 cadáveres aún no identificados.