Los presidentes latinos que también disolvieron sus parlamentos
Los presidentes latinos que también disolvieron sus parlamentos
Redacción EC

El 5 de abril de 1992, el gobierno de disolvió el Congreso peruano con el respaldo de las Fuerzas Armadas, se trata de uno de los antecedentes en la región de lo que acaba de ocurrir en Venezuela, donde el Tribunal Supremo de Justicia asumirá las funciones legislativas.

Fujimori se convirtió en presidente del Perú en 1990, pero no logró constituir una mayoría en el Parlamento. Enfrentado al grupo terrorista Sendero Luminoso, pidió poderes especiales al Congreso, pero el Poder Legislativo se los negó y la Cámara de Senadores incluso lo comenzó a investigar por presuntas violaciones a los derechos humanos.

El entonces presidente disolvió el Congreso de la República citando la "actitud irresponsable y negativa de los parlamentarios que pretenden maniatar al jefe de Estado", según consigna "El Mundo".

En el llamado "Fujimorazo" también se intervino la Justicia, el Consejo Nacional de la Magistratura, la Contraloría General y el Tribunal de Garantías Constitucionales.

En 1999, tras la toma de mando de Hugo Chávez en Venezuela, el Congreso cesó en sus funciones para dar paso a una Asamblea Contstituyente, una promesa de campaña del ex militar que le permitió cambiar la Carta Magna.

En el 2007, tras la llegada al poder de Rafael Correa por primera vez en Ecuador, la Asamblea Constituyente, dominada por el movimiento oficialista Alianza País, ratificó a Correa y ordenó un receso indefinido de las funciones del Congreso, dominado por la oposición.  

Otro antecedente en la región fue el golpe de Juan María Bordaberry en Uruguay en el año 1973.  El entonces presidente constitucional dio un golpe Estado con apoyo del Ejército y disolvió también el Parlamento mediante el decreto N° 464/973.

"La acción delictiva de la conspiración contra la Patria, coaligada con la complacencia de grupos políticos sin sentido nacional, se halla inserta en las propias instituciones, para así presentarse encubierta como una actividad formalmente legal", justificó en ese momento Bordaberry.

Sin embargo, en 1976 los militares que lo habían apoyado consideraron que su planteo era impracticable y decidieron destituirlo, poniendo fin a su gobierno de tres años, según destaca El País.

Fuente: Agencias

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...