La muerte de un fanático de Colo Colo, que fue atropellado por un camión policial el martes en medio de disturbios por la noche tras un partido del torneo local, enardeció a la Garra Blanca, la violenta y numerosa hinchada de este equipo. (Photo by Martin BERNETTI / AFP).
La muerte de un fanático de Colo Colo, que fue atropellado por un camión policial el martes en medio de disturbios por la noche tras un partido del torneo local, enardeció a la Garra Blanca, la violenta y numerosa hinchada de este equipo. (Photo by Martin BERNETTI / AFP).

Santiago de Chile [AFP]. Las barras bravas más violentas del fútbol chileno cancelaron un partido y se enfrentaron a la policía fuera y dentro de los estadios protestando por la muerte de un hincha de , sumándose al estallido social que sufre desde octubre.

La muerte del fanático de Colo Colo, atropellado por un camión policial el martes en medio de disturbios por la noche tras un partido del torneo local, enardeció a la Garra Blanca, la violenta y numerosa hinchada de este equipo.

La barra brava hizo un llamado para repudiar el hecho con protestas que no paran desde hace cinco días, que han dejado cuatro muertos.

La Garra Blanca, no contenta con esto, llamó a impedir que se disputara la segunda fecha del torneo local.

La arenga tuvo rápida respuesta el viernes, cuando en el norte de Chile, la barra del club Coquimbo obligó a cancelar el partido que disputaba ante Audax Itaiano tras meterse a la cancha, golpear a funcionarios del estadio, dañar equipos del VAR y cámaras del canal de televisión que emitía el juego.

Integrantes de la Garra Blanca y de Los de Abajo participan en una protesta en Santiago de Chile. (AP Photo/Luis Hidalgo).
Integrantes de la Garra Blanca y de Los de Abajo participan en una protesta en Santiago de Chile. (AP Photo/Luis Hidalgo).

La dirigencia del fútbol insistió en que la fecha no se iba a cancelar, pese a que el sábado jugaba en Santiago Universidad de Chile y su temida hinchada –Los de Abajo- ya había anunciado que iban a protestar.

Los hinchas se enfrentaron con la policía fuera y dentro de estadio Nacional. El gas lacrimógeno que utilizaron los agentes antidisturbios afectó a los futbolistas y obligó al resto del público a escapar minutos antes de que acabara el juego que pese a la violencia se jugó, ganando Universidad de Chile 5-1 a Curicó Unido.

El domingo, la policía trasladó 200 agentes antidisturbios al pequeño poblado minero de El Salvador (norte) donde Colo Colo y la Garra Blanca visitaban a Cobresal. El juego se disputó sin incidentes, más allá de la inesperada derrota de Colo Colo 2-1.

La Garra Blanca protesta en la Plaza Italia. (AFP / MARTIN BERNETTI).
La Garra Blanca protesta en la Plaza Italia. (AFP / MARTIN BERNETTI).

La violencia volvió durante el partido del campeón Universidad Católica y O’Higgins. La hinchada local, conocida como los Cruzados, intentó meterse a la cancha, lanzó bengalas y se enfrentó a la policía con la intención de evitar que el partido se jugara, pero finalmente los uniformados lograron contener a los barristas.

El encuentro comenzó 20 minutos después de lo estipulado pero se pudo jugar el encuentro que ganaron los universitarios por 3-2.

En las galerías de varios partidos de esta segunda fecha, se vieron lienzos con leyendas como 'no más pacos (policías) en los estadios', 'Calles con sangre, canchas sin fútbol' o 'con 90 minutos no taparán 30 años de represión', en referencia a los años desde que Chile retornó a la democracia.

Las barras han participado activamente en las protestas que desde el 18 de octubre, cuando comenzó la crisis, se han registrado en todo Chile dejando 31 muertos.