Trabajan en la reparación de daños tras alud en Argentina

Un gigantesco en el noroeste de dejó un balance de cuatro muertos , más de mil evacuados y carreteras intransitables en la provincia de Jujuy, emergencia que obligó a alterar el recorrido del rally Dakar 2017 y a anular su novena etapa. 
 

Al menos un centenar de familias lo perdieron todo en el lodo y más de mil personas fueron alojadas en escuelas e iglesias.

El deslizamiento ocurrió en cercanías de Volcán, un poblado 1.530 km al noroeste de Buenos Aires, paso obligado de miles de turistas que visitan cada año la bella Quebrada de Humahuaca en Jujuy, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y ubicada a 4.000 metros sobre el nivel del mar.

Por allí debía pasar el rally, cuya ruta fue alterada debido al alud de tierra causado por tormentas que bloqueó a los competidores y sus vehículos de asistencia en el tramo de enlace a Salta, anunció la organización.

Vehículos sanitarios del rally fueron puestos a disposición de las autoridades para auxiliar a las víctimas que quedaron aisladas por piedras y barro en Volcán y sus vecinos poblados de Tumbaya y Bárcena.

En cercanías de este último, un hombre y una mujer fallecieron cuando fueron sorprendidos por el alud en la mañana de este martes mientras transitaban un puente sobre la ruta 9 que quedó intransitable, informaron autoridades provinciales.


- Mal clima -

Las lluvias torrenciales que se han abatido las últimas semanas en la zona centro y norte de Argentina fueron el detonante de la tragedia.

Al menos un centenar de familias lo perdieron todo al ver sus casas invadidas por el lodo. 

Un comite de emergencias fue constituído para auxiliar a las víctimas mientras más de un millar de personas fueron alojadas en escuelas e iglesias.

Tanto Volcán como Bárcenas y Tumbaya, unos 40 km al norte de la capital provincial, sufrieron el corte de comunicaciones por el derribo de torres y del suministro eléctrico.

El río Grande, el de mayor caudal de la zona, soporta una crecida debido a las torrenciales lluvias que se abatieron en los últimos días, con una carga adicional de barro y piedras por el deslizamiento de suelos en los cerros.

La región esperaba más lluvias la noche del martes y se encuentra vigente un alerta del Servicio Meteorológico Nacional por tormentas fuertes.


LAS ÚLTIMAS NOTAS DEL MUNDO: