Redacción EC

Los francotiradores sembraron hoy el terror en las calles del centro de Kiev, donde los disparos de Kaláshnikov se han sumado al ruido de palos, barras metálicas y cócteles molotov en los , que han causado al menos 75 muertos y más de 500 heridos.

Apostados en edificios oficiales y hoteles como el Ucrania, los francotiradores han abatido a varios manifestantes que intentaban parapetarse tras escudos de metal, según se puede ver en las imágenes difundidas por medios digitales.

Sobre las 08:00 de la mañana, tras una noche de relativa calma, saltó la noticia de que francotiradores ocultos en el Conservatorio situado en la plaza de la Independencia, conocida como Maidán, habían disparado contra al menos dos decenas de agentes antidisturbios.

Apenas un centenar de policías del cuerpo antidisturbios "Berkut" mantenían a esa hora el cerco a la plaza Maidán a pocos metros de la vecina plaza de Europa, y mientras los manifestantes lanzaban los primeros cócteles molotov y fuegos artificiales, los agentes respondían con granadas aturdidoras.

Instantes después, las llamadas autodefensas del Maidán ya habían tomado tanto la plaza de Europa como la calle Grushevski, escenario de los primeros disturbios en Kiev el pasado mes de enero.