Venezuela: rechazan control biométrico de compra de alimentos
Venezuela: rechazan control biométrico de compra de alimentos
Redacción EC

Pequeños grupos de manifestantes encapuchados protestaron este lunes en Caracas y la ciudad de San Cristóbal (Táchira) contra el plan del gobierno del presidente de supervisar la compra de alimentos a través de un sistema electrónico, constató la AFP.

La manifestación en San Cristóbal comenzó pasadas las 4 de la mañana locales (08:30 GMT) de este lunes en una transitada avenida, que fue bloqueada por los encapuchados con bolsas de basura y escombros.

Elementos de la Guardia Nacional llegaron hasta el lugar para dispersar a los manifestantes, que respondieron con bombas incendiarias caseras a las balas de goma y los gases lacrimógenos de las fuerzas del orden.

En el enfrentamiento al menos un agente resultó lesionado por quemaduras al ser alcanzado por una bomba incendiaria.

Incluso la Guardia Nacional Bolivariana derribó un portón de la entrada de un conjunto residencial desde donde los revoltosos arrojaban proyectiles. 

Por la tarde y durante la noche, en los sectores caraqueños de Baruta y Chacao grupos de manifestantes bloquearon por breve tiempo algunas calles, impidiendo el paso de vehículos hasta que fueron dispersados por fuerzas del orden.

Según medios de prensa locales, en la protesta en Caracas, que causó sólo algunos problemas de tráfico, habrían sido detenidos al menos tres manifestantes.

Durante las protestas de este lunes se escucharon nuevamente reclamos en contra de la escasez de productos básicos, la inflación anualizada que supera 60% y la inseguridad, los mismos que marcaron las manifestaciones antigubernamentales registradas de febrero a mayo pasado y que dejaron 43 muertos.

También se escucharon reclamos contra el plan gubernamental de a través de un sistema electrónico que registra las huellas dactilares de los ciudadanos.

El registro electrónico de la compra de alimentos, productos diversos y medicamentos forma parte de una estrategia del gobierno para frenar el contrabando de bienes hacia Colombia, donde llegan a ser hasta 10 veces más costosos.