El video que se trajo abajo a la cúpula de la derecha mexicana
El video que se trajo abajo a la cúpula de la derecha mexicana
Redacción EC

No había pruebas para comprobar las acusaciones contra los miembros del partido político Acción Nacional (PAN) en .

Luis Alberto Villarreal (coordinador de la Cámara de Diputados del PAN) junto a Jorge Villalobos (secretario particular del presidente nacional del PAN y asesor de Gustavo Madero, quien es presidente del PAN) y otros diputados mexicanos, tuvieron un fatídico fin en su carrera política.

Un video desmoronaría la cúpula de la derecha en  y haría que acusaciones, en un primer momento débiles, se tornaran lo suficientemente contundentes para destituir a Villarreal y Villalobos. 

Ambos políticos fueron acusados en noviembre del 2013 de formar parte de una red que cobraba sobornos a cambio de asignar presupuestos de obra pública desde el Congreso.

Las imágenes grabadas datan de principios de este año en una mansión del balneario de Puerto Vallarta (Jalisco, México). Muestran a los diputados y ex senadores del PAN bailando y bebiendo en una fiesta rodeados de mujeres.

El grupo de diputados habría llegado a Jalisco con el fin de realizar una sesión plenaria. El equipo tenía que definir la estrategia legislativa ante las reformas que la derecha motivó durante el gobierno de Enrique Peña Nieto. El diario “Reporte Índigo” confirmó que las mujeres que aparecen en la fiesta, como acompañantes, trabajan en bares de la ciudad realizando funciones de strippers.

Villareal tuvo que responder ante la situación bochornosa y, en un intento de justificarse, dijo que fue “invitado a un evento privado” y que no hubo relación alguna con la reunión plenaria. Además, dijo que en ningún momento se usaron los recursos públicos. También, se disculpó, “Ofrezco una disculpa a quienes haya lastimado mi participación en ese evento”.

Estos hombres conformaban el apoyo incondicional del presidente del PAN, Gustavo Madero, quien dijo que la decisión estaba tomada y existiría una renovación en las coordinaciones principales del partido.

Madero fue reelegido en mayo y no le quedó de otra que destituir a sus hombres más próximos. Si bien estaban envueltos con acusaciones de soborno, Madero los defendía reforzando el argumento que los periodistas no tenían pruebas sólidas. Tras lo sucedido, se quedó sin palabras.