Renzo Giner Vásquez

Hace tan solo un mes, la categoría sub 10 de la Academia Formativa de Fútbol Uniendo Talentos campeonaba en Piura, durante un torneo de fútbol infantil en el que participaron equipos de Ecuador, Colombia y otros departamentos del Perú. Hoy, la alegría se ha tornado en incertidumbre y preocupación, pues los 11 menores y los 12 padres que viajaban con ellos han quedado varados en debido a las medidas adoptadas para frenar el avance del COVID-19 en el país.

El campeonato logrado en el norte del Perú le valió al semillero que el exseleccionado nacional Freddy Cañamero mantiene en Huacho viajar a la ciudad de Monterrey, para medirse con diferentes escuadras locales.

La organización del campeonato ofreció cubrir el alojamiento y alimentación del grupo compuesto por 23 personas. De lo único que debían ocuparse era de los pasajes, con fecha de ida para el 12 de marzo y de regreso a Lima para el 18.

El grupo está compuesto por 10 niños de entre 8 y 10 años, y uno más de 4 años que es mi hijo. Además, entre los padres hay cuatro adultos mayores y otras dos personas que sufren de diabetes”, explica por vía telefónica a El Comercio Teresa Mendez Carlos. “Quiero enfatizar que cuando viajamos, en el Perú recién se hablaba del caso 0, pero no había nada oficial. Era un viaje normal”.

El torneo se desarrolló normalmente, el equipo de Cañamero quedó en segundo puesto y ese domingo el grupo regresó al hotel para festejar. “Organizamos una cena y de pronto nos llega la información desde el Perú. Nos sorprendió porque nuestro pasaje de retorno estaba programado para el 18”, explica Mendez. “Fue preocupante saber qué hacíamos en estos días porque el 16 debíamos viajar de Monterrey a Ciudad de México (CDMX), íbamos a pasar el 17 aquí y partíamos el 18 a las 11 de la mañana”.

El torneo se desarrolló normalmente, el equipo de Cañamero quedó en segundo puesto y ese domingo el grupo regresó al hotel para festejar. (Archivo personal)
El torneo se desarrolló normalmente, el equipo de Cañamero quedó en segundo puesto y ese domingo el grupo regresó al hotel para festejar. (Archivo personal)

Según la madre de familia, de inmediato se comunicaron con el Consulado del Perú en México, donde les indicaron que recién se habían enterado de la situación, les brindaron un número de emergencias para registrar su caso, pero advirtieron que el lunes era feriado en México por lo que sería “un poco tedioso” que los puedan apoyar.

Al día siguiente, como a las 11:30 am el cónsul peruano en Monterrey nos dijo que habían recibido la noticia pero que no tenían mayor información al respecto. El cónsul era ad honorem y no contaba con presupuesto designado de apoyo. Nosotros nos preocupamos más después de escuchar eso. Pese a ello, nos invitó unas pizzas para el almuerzo, para la cena y nos pagó esa noche del hotel. Todo de su propio dinero”, explica Mendez.

Para este punto, la Cancillería Peruana ya había habilitado el formulario de empadronamiento para los compatriotas que hayan quedado varados en el extranjero. El cónsul solicitó los datos del grupo y les avisó que no les podría costear otro día de estadía.

El martes 17 seguimos esperando alguna respuesta, era la 1:00 pm y no teníamos cómo pagar el hotel. El profesor Cañamero se comunicó con diversas autoridades, hasta con un congresista. Nos programaron un viaje de 14 horas en bus de Monterrey a CDMX pero seguíamos en incertidumbre sobre lo que iba a pasar una vez allá”.

"Nos programaron un viaje de 14 horas en bus de Monterrey a CDMX pero seguíamos en incertidumbre sobre lo que iba a pasar una vez allá", dice una madre de familia. (Archivo personal)
"Nos programaron un viaje de 14 horas en bus de Monterrey a CDMX pero seguíamos en incertidumbre sobre lo que iba a pasar una vez allá", dice una madre de familia. (Archivo personal)

Llegaron a la capital mexicana el miércoles 18 entre las 10 y 11 de la mañana, fueron trasladados por personal diplomático hasta un hotel y luego inició un vaivén de versiones sobre posibles viajes de repatriación para el grupo, asegura Mendez. “Nos dijeron que iban a ver qué pasaba en los siguientes días. Ahí nos volvimos a preocupar porque debíamos quedarnos solo unas horas. Nos indicaron que compráramos comida para cocinar, pero la preocupación era que no sabíamos cuánto tiempo quedarnos y no sabíamos cómo racionar los alimentos para las 23 personas".

Más o menos a esa hora, el presidente Martín Vizcarra y los ministros brindaban una conferencia de prensa para brindar una actualización sobre la situación en el país frente al virus. Durante ese evento, el Ejecutivo anunció que estarían programados dos vuelos desde México para ese día y uno más para hoy. En ninguno de ellos, sin embargo, fue incluido el equipo, pese a contar con personas en condición de vulnerabilidad.

Les preguntamos qué pasaba con los vuelos anunciados por el presidente, pero el funcionario de la embajada nos dijo que lo único que se podía hacer era ver qué decía la aerolínea que nos tendría que trasladar", explica Mendez. “Cuando pregunté sobre esos vuelos nos recalcó que el presidente había dicho que se iban a buscar los medios para repatriarnos pero no podían darnos una fecha exacta en la que se podría”.

En cuanto al alojamiento, nos dijeron que solo lo cubrían por el miércoles y que debíamos pedirle a nuestros familiares que nos depositen dinero para poder costear el resto de días", añade.

Promediando la medianoche del miércoles, El Comercio conversó con Mendez y la última versión que poseían era que serían incluidos en un viaje hacia Cusco que partiría hoy, sin especificar la hora a la que se realizaría.

Sin embargo, esta medida podría generar más problemas que alivios al grupo. “La preocupación es que no tenemos la ropa apropiada para los niños, si les afecta la altura, hay algunos niños que sufren de asma y no sabemos cómo nos trasladaríamos del Cusco a Lima o cuánto nos quedaríamos”.

_______________________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus: China no registra ningún nuevo caso de contagio local, pero 34 importados

Coronavirus: China no registra ningún nuevo caso de contagio local, pero 34 importados

TE PUEDE INTERESAR