Redacción EC

Ciudad de México [EFE]. Las autoridades sanitarias de registraron este viernes un total de 203 contagios de con dos fallecimientos luego de los estudios hechos al “deceso sospechoso” del día anterior.

El director de Epidemiología del Gobierno de México, José Luis Alomía, confirmó la muerte por COVID-19 del paciente que el día anterior fue puesto como sospechoso de haber contraído la enfermedad.

La actualización de los casos de COVID-19 comprende un total de 606 casos sospechosos y una sumatoria de 1.111 que ya han sido descartados, afirmó Alomía en una rueda de prensa en el Palacio Nacional de Ciudad de México.

Alomía precisó que con las dos muertes registradas al momento, la tasa de letalidad por el COVID-19 en México, es actualmente del 1% de los casos, dos de 203.

Un tercio de los contagiados son mujeres y los dos tercios restantes son varones, y el 90 % de los casos han recibido atención ambulatoria y el resto han sido atendidos en los hospitales, explicó el experto.

Alomía señaló que los laboratorios oficiales no han certificado las llamadas pruebas rápidas de detección del coronavirus por considerar que en un momento determinado puede producir falsos positivos o negativos.

El Consejo de Salubridad General, que sesionó este 19 de marzo, declaró al coronavirus como una enfermedad grave y prioritaria en el país, y respaldó las medidas que han aplicado las autoridades sanitarias para combatirlo.

México se encuentra en este momento en una fase de transición entre el escenario de importación de casos a uno de contagios comunitarios, para la cual se han tomado medidas como la suspensión de la actividades escolares en todo el país.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha pedido a los mexicanos que tengan confianza porque su gobierno trabaja desde hace tres meses para prepararse contra la pandemia del coronavirus.

_____________________

¿Qué es el coronavirus?

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden causar diferentes afecciones, desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS-CoV) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS-CoV).

El coronavirus descubierto recientemente causa la enfermedad infecciosa por coronavirus COVID-19. Ambos fueron detectados luego del brote que se dio en Wuhan (China) en diciembre de 2019.

El cansancio, la fiebre y la tos seca son los síntomas más comunes de la COVID-19; sin embargo, algunos pacientes pueden presentar congestión nasal, dolores, rinorrea, dolor de garganta o diarrea.

Aunque la mayoría de los pacientes (alrededor del 80%) se recupera de la enfermedad sin necesidad de realizar ningún tratamiento especial, alrededor de una de cada seis personas que contraen la COVID-19 desarrolla una afección grave y presenta dificultad para respirar.

Para protegerse y evitar la propagación de la enfermedad, la OMS recomienda lavarse las manos con agua y jabón o utilizando un desinfectante a base de alcohol que mata los virus que pueden haber en las manos. Además, se debe mantener una distancia mínima de un metro frente a cualquier persona que estornude o tose, pues si se está demasiado cerca, se puede respirar las gotículas que albergan el virus de la COVID-19.

VIDEO RECOMENDADO

El miedo al coronavirus llega a las profundidades de la Amazonía. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR