Módulos Temas Día

Más en Norteamérica

Cómo los vecinos divididos por Trump organizarán el Mundial 2026

Desde el inicio de su mandato, Donald Trump se ha peleado con su par de México Enrique Peña Nieto, y acaba de hacer lo mismo con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau

Mundial 2026

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y sus homólogos de México Enrique Peña Nieto y de Canadá Justin Trudeau. Esos países organizarán el Mundial de Fútbol 2026. (AFP / EFE).

Nueva York. Ha sido en medio de una tormentosa relación de Estados Unidos con sus dos vecinos, por culpa del presidente Donald Trump, que precisamente se ha anunciado que este país, Canadá y México serán sede del Mundial de Fútbol del 2026.

La celebración del torneo en los tres países fue anunciada hoy en Moscú por la FIFA, un año después de que el 10 de abril del 2017 los tres países lanzaran su candidatura conjunta en una rueda de prensa celebrada en Nueva York.

Pero se produce en medio de fuertes tensiones comerciales entre Estados Unidos con sus vecinos del norte y del sur, unido a desplantes, críticas y recelos diplomáticos que han colocado esa vinculación en el peor momento en muchos años.

Frente a la crisis que atraviesa el Tratado de Libre Comercio en América del Norte (TLCAN), por el empeño de Trump de revisarlo o ponerle un plazo de vigencia, el fútbol de la región ha demostrado que los puentes deportivos sí están al margen de esos recelos.

La decisión de la FIFA de celebrar el torneo en Norteamérica "es un testamento de nuestras tres naciones para unirnos (...) y un paso monumental en nuestra misión colectiva", afirmó Don Garber, máximo responsable de la Liga Mayor del Fútbol de EE.UU. (MLS).

Hace un año, cuando se lanzó la candidatura, los tres países ya avisaron que querían hacer historia, y lo han conseguido: por primera vez el principal torneo de fútbol a nivel mundial se celebrará con tres países como sedes.

Ya lo dijo en el 2017, cuando fue lanzada la candidatura desde el World Trade Center de Nueva York, el presidente de la federación mexicana, Decio de María.

"Se cumple uno de los objetivos del fútbol. Permite construir proyectos, sueños y emociones", aseguró De María.

Y en esa ocasión, el entonces presidente de la Federación de Fútbol de Estados Unidos, Sunil Gulati, aseguró que la triple candidatura contaba con el "total apoyo" de Trump y dijo que estaba "especialmente satisfecho" de unir a México en esta iniciativa.

Fue una declaración para intentar pasar página a las críticas que durante la campaña electoral Trump lanzó a su vecino del sur, acusándolo de mandar a este país "drogas, el crimen, a los violadores".

Será difícil que el Gobierno de Estados Unidos mejore esa relación con México a corto plazo, pero lo que ha sorprendido es que Trump también se haya peleado con el primer ministro canadiense, Justin Trudeu.

Esa pelea es la más reciente, y ha surgido al calor de los aranceles al acero y aluminio importado impuestos por Estados Unidos a Canadá y otros países, una medida que ha sido respondida con críticas y represalias comerciales.

Esos roces se hicieron patentes en la última cumbre del G7 en Canadá, cuando Trump retiró su firma del comunicado final, después de acusar a su colega del norte de "deshonesto y débil" y de hacer "declaraciones falsas" durante la rueda de prensa final.

Pero otros responsables del equipo de Trump fueron más allá y acusaron a Trudeu de "traición" o, peor aún, decir que "existe un lugar en el infierno" para él.

Todo ello a pesar de que entre las cosas que comparten muchos estadounidenses se encuentra la idea de que nadie tiene motivos para pelearse con Canadá.

Le toca ahora a los tres países comenzar con los detalles de este TLCAN deportivo, con o sin la ayuda de Trump, una labor que, como destacaron los presidentes de las federaciones de los tres países tras conocer la decisión de la FIFA, recompensa muchos esfuerzos.

"En los próximos ocho años, esperamos trabajar juntos con todas las partes de esta familia del fútbol -especialmente los aficionados en todos los lugares- para ser sede de una celebración del fútbol que el mundo nunca ha visto", dice la declaración.

El compromiso está firmado por De María, el presidente del fútbol canadiense, Steven Reed, y el sustituto de Gulati, Carlos Cordeiro.

Trump, mientras tanto, en un mensaje por Twitter difundido tras conocerse la noticia, fue parco en entusiasmo: "Estados Unidos, junto con México y Canadá, acaban de conseguir la Copa Mundial. Felicitaciones: una gran cantidad de trabajo".

Para 2026, sin embargo, Trump ya no estará en la Casa Blanca, y no podrá disfrutar desde un lugar preferente las glorias de la unidad deportiva entre los tres países.

Fuente: EFE

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada