Módulos Temas Día

Más en Mundo

¿Qué podría ocurrir sin Lula en las próximas elecciones de Brasil?

El ex jefe de Estado contaba con un 39% de aprobación. Ahora que sus intenciones de retornar al poder fueron truncadas, el Partido de los Trabajadores podría apelar para que continúe como candidato o poner en su lugar a Fernando Haddad, ex edil de Sao Paulo

Lula da Silva

Lula da Silva era el candidato favorito en todas las encuestas.

Reuters

Existe incertidumbre en las elecciones brasileñas. La exclusión del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, favorito hasta ahora en todas las encuestas para la cita programada para el 7 de octubre, remueve el panorama electoral de Brasil.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) del gigante sudamericano prohibió este viernes a Lula participar en los próximos comicios debido a que enfrenta una condena de 12 años de presidio por el caso de corrupción "Lava Jato" ("Lavado de autos"), que el popular ex mandatario purga desde abril en una cárcel de Curitiba, en el sur del país.

Estas son cinco claves para entender lo que debe y lo podría ocurrir tras la inhabilitación de la candidatura de Lula.

Apelar ante el Supremo Tribunal Federal

El Partido de los Trabajadores (PT) prometió luchar "por todos los medios para garantizar" que Lula da Silva pueda seguir adelante en la carrera presidencial. "Vamos a presentar todos los recursos a los tribunales (...) vamos a defender a Lula en las calles, junto al pueblo, porque es el candidato de la esperanza", expresó el colectivo político a través de un comunicado de prensa.

La defensa del ex presidente tiene plazo hasta el 17 de septiembre para presentar recursos formales ante la corte electoral o cuestionar el carácter constitucional de la decisión del Supremo Tribunal Federal (STF), por lo que aún habría oportunidad de presentar una apelación.

"En ese caso, si el STF no analiza la situación antes de las elecciones, los votos a Lula quedarían contabilizados aparte, y si pierde la apelación en el STF, los votos son descartados", detalló al diario El Mercurio Renato Ribeiro de Almeida, de la Academia Brasileña de Derecho Electoral y Político. "Esto, a menos que el PT finalmente sustituya el nombre de Lula por el del plan B", señaló en relación a Fernando Haddad, quien podría reemplazarlo en la papeleta.

El nuevo candidato del PT

Pese a que negaba oficialmente tener un plan B, el PT está preparado desde hace tiempo para que el actual candidato a vicepresidente en la fórmula electoral de Lula, el ex alcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, de 55 años, asuma la candidatura presidencial. Por eso, el aparato de campaña ya está preparado para ese escenario.

El TSE dio al PT 10 días para designar a su nuevo candidato. Los plazos son claves para el partido, ya que por ahora no puede usar su valioso espacio televisivo gratuito para publicidad electoral. La exclusión de Lula justo cuando acababa de comenzar el viernes la franja televisiva es un revés para el PT, que apostaba por la imagen y el arrastre electoral de Lula en televisión.

La incógnita de la transferencia de votos

El mayor desafío, sin embargo, es conseguir trasladar la popularidad de Lula a Haddad, un político experimentado y de discurso bien elaborado, pero que no tiene el carisma de Lula. En las últimas encuestas Lula alcanzaba hasta el 39% de los apoyos, más del doble que el ex edil, mientras que en los hipotéticos escenarios sin Lula Haddad apenas llegaba al 4%. El PT, no obstante, confía en que en la transferencia sí sea efectiva ahora en la realidad.

"Algunas encuestas que he visto, muestran que hay un poder de transferencia muy grande, cerca del 30% (de los sufragios) inmediatamente. Es un potencial de más del 80%", dijo a la agencia DPA la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

El resto de votos de Lula

El escenario que vaticinaban las principales encuestas antes de la exclusión de Lula, sin embargo, era que los votos del ex presidente se repartirían entre varios candidatos de izquierda. En el último sondeo de Datafolha, una de las principales encuestadoras de Brasil, la principal beneficiada era la ecologista Marina Silva, que duplicaba su intención de voto del 8 al 16%.

También Ciro Gomes, del partido de izquierda PDT, subía del 5 al 10%. Pero también el voto blanco se duplicaba del 11 al 22%. En un escenario desfavorable para la izquierda, el bolsón de votos de Lula se podría disolver entre esas varias opciones y favorecer al resto de candidatos. 

¿Bolsonaro en auge?

El gran temor para muchos brasileños es que la salida de Lula acabe por favorecer al candidato más radical, el ultraderechista Jair Bolsonaro. El ex militar de 63 años es calificado como el "Donald Trump brasileño" por su discurso populista y nacionalista, y era segundo en las encuestas por detrás de Lula, con hasta el 19% de los apoyos.

Sin el ex mandatario en carrera, Bolsonaro es favorito con el 22%. Las próximas semanas, sin embargo, también podrían ver cómo se desinfla la candidatura de Bolsonaro. Muchos observadores creen que el inicio de la fase decisiva de la campaña electoral, con los debates televisivos y la mayor exposición mediática, podría aumentar el rechazo a Bolsonaro, que hace apología de la dictadura militar, suele atacar a homosexuales y negros, y también genera indignación con comentarios misóginos, como cuando le dijo a una diputada que era "demasiado fea para ser violada".

En todo caso, el ascenso de Bolsonaro demuestra la encrucijada en la que está la potencia latinoamericana y la crisis de la democracia que se gestó en los últimos años como consecuencia de los escándalos de corrupción del caso "Lava Jato".

Fuente: EMOL, GDA

Tags Relacionados:

Lula da Silva

Brasil

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada