Esta captura de video muestra a israelíes de extrema derecha atacando a un árabe en el paseo marítimo de Bat Yam, una ciudad al sur de la capital comercial de Israel, Tel Aviv. (AFP).
Esta captura de video muestra a israelíes de extrema derecha atacando a un árabe en el paseo marítimo de Bat Yam, una ciudad al sur de la capital comercial de Israel, Tel Aviv. (AFP).
Agencia EFE

Agencia de noticias

ordenó hoy la movilización de diez unidades de reserva de la Policía de Fronteras -cuerpo militarizado- para apoyar a las fuerzas de seguridad ante los fuertes disturbios con población árabe-israelí y los linchamientos entre árabes y judíos, choques que se han extendido por varias ciudades en plena escalada con Gaza.

MIRA: El impactante momento en que Israel destruye torre de 14 pisos de la TV palestina | FOTOS Y VIDEO

El ministro israelí de Defensa, Beny Gantz, convocó a agentes reservistas para hacer frente a los fuertes disturbios entre árabes-israelíes y fuerzas policiales que se producen en ciudades donde esta población de ascendencia palestina es numerosa. El principal epicentro de los disturbios fue la localidad mixta de Lod, donde se decretó el estado de emergencia y ya se envío ayer a unidades policiales de refuerzo.

A ello, tanto en esa ciudad como en otras, se suman los crecientes choques entre árabes y judíos, que ayer derivaron en linchamientos en las urbes de Bat Yam y Acre, en el primer caso contra un árabe y en el segundo contra un judío. Ambas víctimas recibieron palizas de grupos grandes y se encuentran en estado grave.

Esta mañana, un hombre judío fue apuñalado en Lod, mientras que ayer, según medios locales, un trabajador palestino sufrió un apuñalamiento por parte de un grupo de judíos en el céntrico mercado de Mahané Yehuda de Jerusalén.

Un hombre israelí toma una foto de un restaurante que fue atacado la noche anterior en la ciudad mediterránea de Bat Yam. (Foto de Gil COHEN-MAGEN / AFP).
Un hombre israelí toma una foto de un restaurante que fue atacado la noche anterior en la ciudad mediterránea de Bat Yam. (Foto de Gil COHEN-MAGEN / AFP).

Esta tensión se ha traducido también en el destrozo y la quema de tiendas, restaurantes o sinagogas, lo que ha puesto en alerta a las autoridades israelíes. El presidente, Reuvén Rivlin, describió los incidentes como “una guerra civil sin razón” y pidió a líderes locales y religiosos que ayuden a detener la violencia.

Los enfrentamientos comenzaron en la noche del lunes, durante protestas de árabes-israelíes en rechazo, entre otras cosas, a la represión policial israelí en Jerusalén Este, que también motivó el comienzo del disparo de cohetes y la actual escalada con Gaza.

Anoche, la Policía israelí arrestó a 374 personas sospechosas de estar implicadas en los disturbios en distintos puntos del país.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más