La (ONU) emitió un comunicado sobre las actividades del y . En este concluyen que el Estado Islámico se está reconstituyendo en Irak y Siria por el considerable aumento de ataques que han tenido en los últimos meses.

El informe emitido por el Consejo de Seguridad de la ONU señaló que el grupo terrorista perdió en marzo del 2019 el último reducto de su “califato” en Siria y pese a esa pérdida “ha empezado a reafirmarse” en Irak.

“(EI) está organizando ataques insurgentes cada vez más audaces, pidiendo y planificando la fuga de combatientes de Estado Islámico que se encuentran en centro de detención y explotando las deficiencias del entorno de seguridad”, afirma el informe publicado por Europa Press.

“Liberados de la responsabilidad de defender el territorio, se produjo un aumento notable de los ataques en zonas de todo el país controladas por el Gobierno sirio que antes eran tranquilas”, agrega la ONU sobre cómo ha afectado estos ataques.

Cambios de estrategia

Cabe recordar que la muerte del líder yihadista Al Baghdadi y la del portavoz del EI, Abú al Hasán al Muyahir, fue supuestamente un golpe para la organización, es por ello que la ONU considera que es “poco probable que el nuevo líder produzca un cambio en la orientación estratégica”.

El informe señala finalmente que el núcleo del Estado Islámico en la zona del conflicto y sus aliados se mantendrá, es por ello que pide a Irak y a Siria estar atentos a los “desafíos de seguridad y humanitarios” que supone un posible desplazo del grupo terrorista.

Cabe señalar que para julio del 2019, se estimaba que había unos mil combatientes en Irak y zonas fronterizas. Además la ONU concluyó que Afganistán sigue siendo la zona de conflicto más preocupante fuera de Siria e Irak, pese a que el Estados Islámico ha tenido pérdidas importante en dicho país.