Israel tiene ahora la tasa más alta de contagios de coronavirus debido principalmente a la variante ómicron. (EFE/EPA/ATEF SAFADI/Archivo).
Israel tiene ahora la tasa más alta de contagios de coronavirus debido principalmente a la variante ómicron. (EFE/EPA/ATEF SAFADI/Archivo).

alguna vez fue tapa de todos los diarios por su impresionante capacidad de vacunación. Se hablaba del “fin de la pandemia” en aquel país y el gobierno pregonaba el tan ansiado regreso a la normalidad. Sin embargo, en lo que va del año, se han registrado más casos de que en todo 2021, en plena quinta ola de la pandemia.

Así lo informó ayer el Centro Nacional de Información y Conocimiento sobre Coronavirus. En todo el año pasado se identificaron unos 960.500 contagios, mientras que solo en enero, hasta el miércoles, más de 1.160.000 de israelíes han dado positivo.

MIRA: Israel detecta descenso y cree superar pico de contagios por ómicron

Además, Israel es el país (entre los de más de un millón de habitantes) con la tasa de casos diaria más alta del mundo en el promedio de la última semana, con 887 cada 100.000 habitantes. Le siguen Dinamarca, con 776, y Eslovenia, con 595, de acuerdo a los datos recopilados por el diario The Washington Post.

Como en la mayoría de los países, el aumento masivo de casos se ha achacado a la , de rápida propagación. Este miércoles se registraron 67.723 nuevos casos, según los datos del Ministerio de Sanidad publicados ayer. Con más de 307.000 pruebas de PCR y antígeno realizadas el miércoles, la tasa de positividad se situó en el 24,58%.

Las hospitalizaciones y las muertes también han aumentado en las últimas semanas. Hasta ayer por la tarde, 480.501 israelíes estaban activamente infectados, con 2483 hospitalizados, 931 de ellos en estado grave y 212 con respiradores. Hace una semana, los casos graves eran 587, y hace dos semanas la cifra era de sólo 283.

En la última semana, más de 520.000 israelíes han dado positivo en las pruebas de Covid-19, y los expertos creen que la cifra real podría ser varias veces superior. También en la última semana murieron 146 israelíes con el virus –un aumento del 73,8% respecto a la semana anterior–, lo que eleva a 8541 el número total de muertos desde el inicio de la pandemia. Hace un mes, la media semanal de muertes era inferior a 10, informó el diario The Times of Israel.

En respuesta al aumento de las hospitalizaciones relacionadas con el virus, el Primer Ministro Naftali Bennett, el Ministro de Sanidad Nitzan Horowitz y el Ministro de Hacienda Avigdor Liberman anunciaron ayer un plan para implantar inmediatamente 45 camas hospitalarias más en las salas de cuidados intensivos de los centros médicos de todo el país.

“El sistema sanitario está trabajando día y noche para salvaguardar la salud pública. Ahora estamos reforzando aún más las salas de cuidados intensivos. Estamos en la cresta de la ola y pronto veremos la luz al final del túnel. Superaremos juntos esta ola”, dijo Bennett en un comunicado difundido por su oficina.

Hasta ayer por la tarde, la ocupación de los hospitales de todo el país se situaba en el 82,1%, y más de 9800 miembros del personal médico infectados.

El niño israelí Liron Nurjits, de 11 años, recibe la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech el 24 de noviembre de 2021 en Hadera, Israel. (AMIR LEVY - Getty Images Europe).
El niño israelí Liron Nurjits, de 11 años, recibe la vacuna contra el Covid-19 de Pfizer-BioNTech el 24 de noviembre de 2021 en Hadera, Israel. (AMIR LEVY - Getty Images Europe).

Polémica por los niños

Por otro lado, a partir de ayer, los alumnos estarán exentos de tener que pasar la cuarentena si entran en contacto con un portador del coronavirus, a pesar de la preocupación de las autoridades sanitarias de que el plan pueda acabar llevando a más niños al hospital con complicaciones por el Covid-19.

Los expertos en salud habían apoyado inicialmente la medida de poner fin al aislamiento preventivo de los niños que entraran en contacto con portadores confirmados cuando se anunció el plan la semana pasada, pero muchos dieron marcha atrás ante los informes sobre el aumento de las hospitalizaciones pediátricas y los casos de PIMS, una enfermedad rara pero peligrosa que afecta a los niños después de recuperarse del virus.

Nachman Ash, director general del Ministerio de Sanidad, dijo ayer que los expertos en salud son objeto de constantes ataques personales, especialmente después de que el gobierno siguiera adelante con el plan a pesar de sus preocupaciones.

“Es lamentable que continúen las acusaciones infundadas. Nuestra toma de decisiones es puramente profesional. Si hay un desacuerdo por parte de uno u otro, nuestra puerta está abierta a escuchar cualquier opinión diferente”, dijo Ash en una sesión informativa, criticando a quienes utilizan ruedas de prensa anónimas para atacar a los expertos sanitarios. “Hay que poner fin a esto”, añadió.

Según las nuevas normas, todos los alumnos, tanto los vacunados como los no vacunados, deberán hacerse dos pruebas de antígenos en casa a la semana, los domingos y los miércoles, y comunicar los resultados negativos a un portal del Ministerio de Educación.

Los niños que den positivo en la prueba de Covid-19 en casa tendrán que someterse a una prueba oficial de antígenos en un centro estatal y aislarse durante cinco días si esa prueba también da un resultado positivo.

Algunos funcionarios han advertido que los kits de pruebas necesarios aún no se han entregado a todos los estudiantes, tal y como había prometido el gobierno, y el Ministerio de Educación dijo que había una escasez de pruebas en todo el país.

Cuarta dosis

Israel amplió a partir de ayer la aplicación de la cuarta dosis de la vacuna para adultos menores de 60 años con patologías médicas subyacentes, sus cuidadores y a otras personas con riesgo de exposición directa al virus.

El Ministerio de Salud aprobó el miércoles la medida, que sin embargo, no alcanza la recomendación del panel de expertos que asesora al gobierno de suministrar una segunda dosis de refuerzo a toda la población adulta.

El requisito para recibir alguna de las dosis de refuerzo es que hayan pasado al menos cinco meses desde la inyección anterior o desde que la persona se recuperó de Covid-19; aunque ahora ese requisito ha sido rebajado a cuatro meses.

Un ensayo clínico llevado a cabo en Israel halló que los mayores de 60 años que habían recibido la cuarta dosis estaban entre tres y cinco meses más protegidos contra la enfermedad grave, en comparación con personas del mismo grupo de edad que habían recibido tres dosis.

________________________________

VIDEO RECOMENDADO

La nueva variante del coronavirus, ómicron, se expande por el mundo
La nueva variante del coronavirus, ómicron, se expande por el mundo

TE PUEDE INTERESAR