"¿Pero de qué tienen realmente miedo? ¿De la verdad?", preguntó el jefe de la diplomacia Zarif. (Foto: AFP)
"¿Pero de qué tienen realmente miedo? ¿De la verdad?", preguntó el jefe de la diplomacia Zarif. (Foto: AFP)
Redacción EC

Teherán. [EFE]. El ministro de Exteriores de , , denunció este martes que le ha denegado la visa para asistir a una reunión del Consejo de Seguridad de la en Nueva York, en medio de la escalada de la tensión entre ambos países.

Negarme una visa en violación del acuerdo de la sede de Naciones Unidas de 1947 palidece en comparación con la amenaza de (el secretario de Estado estadounidense, Mike) Pompeo de matar de hambre a los iraníes (crimen de lesa humanidad)”, escribió Zarif en Twitter.

El rechazo de la visa también es algo menor comparado (continuó) con las recientes amenazas del presidente estadounidense, Donald Trump, de atacar el patrimonio cultural iraní, lo que es un crimen de guerra, o con el “terrorismo económico”, en alusión a las sanciones impuesta contra Irán por Estados Unidos.

¿Pero de qué tienen realmente miedo? ¿De la verdad?”, preguntó el jefe de la diplomacia.

Zarif había solicitado una visa hace unas semanas para participar en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU programada para el 9 de enero.

La negativa de Estados Unidos a emitir visados para participar en las reuniones de la ONU viola el acuerdo de la sede del organismo internacional de 1947, que obliga a permitir en estos casos el acceso de los diplomáticos extranjeros.

El pasado julio, el Ministerio de Exteriores de Irán ya denunció las limitaciones de movimiento impuestas por la Administración estadounidense a Zarif durante su estancia en Nueva York.

A finales de ese mes, el gobierno estadounidense decidió sancionar al jefe de la diplomacia iraní por encargarse de implementar la “agenda imprudente” de la teocracia islámica en el mundo y ser “cómplice” de sus “actividades malignas” .

Después, con motivo de la Asamblea General de la ONU en septiembre, la delegación iraní estuvo a punto de cancelar su viaje debido a la tardanza en recibir los visados.

Este nuevo encontronazo diplomático coincide con la crisis desatada entre Teherán y Washington por el asesinato en un bombardeo estadounidense del general Qasem Soleimani, que comandaba la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria.

Las autoridades iraníes han prometido vengar la muerte de Soleimani, asegurando que responderán en el momento y el lugar que consideren adecuados.