Deir al Zur. Unas 2.000 personas, entre combatientes del grupo terrorista  y civiles, abandonaron hoy la localidad de , el último reducto de los extremistas en el este de , y se entregaron a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), lideradas por kurdos.

Un comandante de esta alianza armada, Diyuar Idlib, dijo a Efe que unos 2.000 combatientes y sus parientes se entregaron a las FSD este martes, la mayoría de ellos iraquíes, así como algunos yihadistas que están heridos.





Agregó que las operaciones militares en el frente sureño de Al Baguz se encuentran paralizadas porque es en esta dirección hacia donde salen los civiles y los combatientes que optan por rendirse y abandonar el último enclave del Estado Islámico.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que 2.200 personas se marcharon de Al Baguz, entre ellas 260 miembros del Estado Islámico, y que se espera que cientos de los que permanecen en la zona salgan próximamente.

Según la ONG con base en el Reino Unido pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, aquellos que aún se encuentran en la última área que controla el Estado Islámico están escondidos en túneles, trincheras y terrenos de cultivo.

Asimismo, el Observatorio señaló que después de la salida de este nuevo grupo de personas se reanudaron los combates entre las FSD y los extremistas, que intercambiaron fuego de forma intensa en varios frentes.

Mientras, los aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que apoya a las FSD en su batalla, sobrevolaron Al Baguz, agregó la ONG.

Según su último recuento, 16.550 personas, entre ellas 1.970 combatientes del Estado Islámico, han abandonado Al Baguz en los pasados 18 días, desde que las FSD abrieran la puerta a la salida de estas personas antes de lanzar su asalto final sobre la localidad.

La ofensiva dio comienzo el viernes, pero el flujo de personas no ha cesado y la presión militar ha forzado a cientos de yihadistas a rendirse, mientras que en el último enclave permanecen aquellos que están dispuestos a luchar hasta el final. 

Fuente: EFE