Siria: Derrotados, los rebeldes abandonan la devastada Homs
Siria: Derrotados, los rebeldes abandonan la devastada Homs
Redacción EC

Homs, DPA

Frustrados y hambrientos tras más de 700 días de asedio al centro histórico de la ciudad de Homs, los rebeldes sirios abandonaban hoy la ciudad.

Los primeros autobuses partieron del barrio en ruinas y se trasladaron a una zona en el norte de la ciudad que está bajo control insurgente.

Homs, después de Damasco y Alepo, es la tercera ciudad más grande de Siria y para los revolucionarios fue un símbolo de la resistencia durante el primer año del levantamiento contra el régimen del presidente Bashar al Asad.

Trabajadores de Naciones Unidas acompañaron a los combatientes de Homs durante el trayecto para impedir posibles ataques de las tropas del Gobierno, según los actvistas.

Medios de la oposición publicaron videos en los que se ve a los combatientes y también a algunos civiles. Hasta el momento unas 600 personas han llegado a la localidad de Al Kebira, controlada por los insurgentes, según se dijo en la tarde (local) de hoy.

Como parte del "Acuerdo de Homs", una brigada islamista en la provincia de Alepo dejó en libertad a 15 presos, seguidores del presidente Al Asad, según informó el portal de noticias "Orient".

Además, los insurgentes dejaron pasar vehículos con ayuda para las personas en las localidad chiitas de Nebl y Al Sahra, que sufren el asedio insurgente desde hace un año.

La retirada de Homs, que estuvo precedida por un alto el fuego, todavía no ha concluido, según se dijo hoy. Unas 700 personas esperan en el centro histórico para abandonar la zona. El jueves seguirán marchándose del lugar con autobuses. Un opositor de Homs dijo al canal de noticias Al Yazira que sus familias cristianas habían acordardado no abandonar el barrio.

En el barrio del centro histórico, que estuvo asediado por las tropas del Gobierno durante más de dos años, apenas quedaban medicamentos y comida.

La agencia estatal de noticias siria Sana calificó la retirada de los rebeldes como el primer paso hacia la reconciliación. El gobierno de Estados Unidos había acusado en varias ocasiones al régimen de Al Asad de dejar morir de hambre a la población en los territorios controlados por los rebeldes como parte de su estretegia de guerra.

Ahora, la ciudad de Homs pasa a estar bajo control de las tropas del Gobierno y sus milicias con la excepción del barrio de Al Waer, donde se encuentran mucha gente desplazada de otras partes de la ciudad, la tercera más grande del país.

Un miembro de la Coalición Nacional Siria, con sede en Estambul, dijo que probablemente en las próximas semanas también se llegue a un acuerdo sobre un alto el fuego en ese barrio.