Dos ataques con bomba en la zona de facturación del Aeropuerto de -Zaventem y otro en el metro de la capital belga provocaron al menos 34 muertos y más de 100 heridos.

Los atentados mortales de Bruselas, que aún no han sido reivindicados, se producen en un contexto de ataques en Europa atribuidos al movimiento yihadista, cuya serie comenzó en Madrid en 2004.

Todos los vuelos con salida en Bruselas fueron cancelados, los aviones y trenes que llegaban a la ciudad fueron desviados y Bélgica elevó al nivel máximo la alerta por terrorismo.

Las autoridades pidieron a la gente en Bruselas que evitara los desplazamientos, congelando la ciudad. También se estrechó la seguridad en los aeropuertos de París, Londres y otras ciudades europeas.

MAPA DE LOS ATENTADOS EN BRUSELAS