EE.UU. mata a 'Míster Marlboro', líder Al Qaeda en el Sahel
EE.UU. mata a 'Míster Marlboro', líder Al Qaeda en el Sahel
Redacción EC

Trípoli. El yihadista argelino Mojtar Belmojtar, conocido como 'Míster Marlboro', murió en el bombardeo que el Ejército estadounidense realizó el sábado en Libia, aseguró hoy un representante del Gobierno Libio internacionalmente reconocido, con sede en la ciudad de Tobruk.

"El Gobierno (del este) Libio confirma que aviones de EE.UU. llevaron a cabo anoche una operación cuya consecuencia fue la muerte de Belmojtar", explicó un portavoz del Ejecutivo establecido en Tobruk.

La información, que no ha sido ni confirmada ni desmentida por otras fuentes, se conoce poco después de que Washington informara que cazabombarderos de su Ejército atacaron la noche del sábado presuntas posiciones de la red terrorista internacional Al Qaeda en Libia.

El Pentágono fue, sin embargo, más cauto y se limitó a indicar que todavía evaluaba la consecuencias del bombardeo.

Belmojtar, un veterano de la lucha yihadista que al parecer hizo primero fortuna como traficante de tabaco, cobró notoriedad en enero del 2013 por planear el mortal asalto al yacimiento argelino de gas de In-Amenas, en el este del país.

Tuerto, y conocido igualmente con el sobrenombre del "inatrapable", es uno de los hombres más buscados del norte de África y su muerte ha sido ya anunciada en numerosas ocasiones, sin que haya sido cierto.

Se le atribuyen dos atentados suicidas perpetrados en Níger, uno contra una base militar en la localidad de Agadez y otro contra una explotación minera francesa de uranio en Arlit, que causaron la muerte a 25 personas.

Nacido en la localidad argelina de Ghardaia en 1972, a la edad de 19 años viajó a Afganistán donde recibió instrucción militar y se unió a los muyahidin financiados por Estados Unidos y Arabia Saudí que años después crearían la red Al Qaeda.

De vuelta a Argelia, se sumaría a la lucha armada islamista en el conflicto que estallaría tras la anulación de las elecciones que le dieron la victoria al Frente Islámico de Salvación (FIS) como uno de miembros más sanguinarios del Grupo Islamista Armado (GIA).

Desde que la guerra civil estallara en Libia, se había convertido en una de las piezas claves de la serpiente yihadista que se extiende a través del Sahel, pero se había resistido a declarar su obediencia al grupo autodenominado Estado Islámico.

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que la comunidad internacional contribuyera militarmente a derrocar el régimen de Gadafi.

Desde hace meses, dos gobiernos, uno considerado rebelde en Trípoli y otro internacionalmente reconocido establecido en Tobruk, luchan por hacerse con el control del país y de los recursos energéticos.

La lucha es aprovechada por grupos yihadistas como la rama libia del Estado Islámico, que desde hace meses se extiende desde el este en dirección a la capital.

Fuente: EFE