Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Terrorismo

Josu Ternera, la caída del escurridizo terrorista más buscado por España

Miembro de ETA desde los 18 años, Josu Ternera participó de los más sangrientos atentados terroristas en España, sorteó a la justicia española y francesa desde el 2002 hasta su captura la mañana del jueves en el estacionamiento de un hospital

ETA

Fue elegido diputado en representación de su natal Vizcaya por el partido Euskal Herritarrok, actualmente suspendido de la escena política por su vínculo con ETA. (Reuters)

Una operación conjunta entre autoridades francesas y españolas logró atrapar al escurridizo José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, más conocido como Josu Ternera, ex cabecilla del grupo terrorista vasco ETA y prófugo de la justicia desde hace casi 17 años.

Su captura se registró durante la mañana del jueves en el estacionamiento del hospital de Sallanches, un pequeño pueblo al pie de los Alpes franceses, cuando el terrorista se disponía a tratar un cáncer que lo aqueja desde hace algunos años. 

Francia: detienen al ex jefe político de ETA Josu Ternera

España: ex jefe del grupo terrorista ETA fue liberado tras 31 años de prisión

Siete momentos para entender qué fue ETA [BBC]

Poco antes de las 7 de la mañana, tras identificar al terrorista que caminaba acompañado de un amigo, tres agentes se acercaron hasta estar junto a él mientras uno de ellos bloqueó su paso.

¿José Antonio Urrutikoetxea?”, preguntó uno de los policías. Tras breves momentos de confusión, el ex cabecilla de ETA respondió “Sí, soy yo” mientras colocaba sus manos en su espalda para poder ser enmarrocado.

Josu Ternera

Ternera físicamente deteriorado a comparación de las últimas imágenes que se tenían sobre él. (Guardia Civil Española)

Tras pasar por una inspección médica, Ternera fue presentado ante un tribunal de Bonneville donde fue dispuesto su encierro inmediato. Era buscado desde el 2002.

Encapuchado y flanqueado por un grupo de agentes, el ideólogo de la estrategia del terror que impuso ETA en España durante las décadas de 1970 y 1980 era trasladado a una pequeña cárcel local donde pasará los siguientes cuatro días antes de ser trasladado a París.

Ternera

Encapuchado y flanqueado por un grupo de agentes, el ideólogo de la estrategia del terror que impuso ETA en España durante las décadas de 1970 y 1980 era trasladado a una pequeña cárcel de Bonneville. (Reuters)

Ternera nació en el municipio de Miravalles, en el País Vasco, en 1950. A los 18 años se alineó a Euskadi Ta Askatasuna (ETA) coincidiendo con el primer crimen cometido por la organización. En 1972 participó de los ataque a una fábrica en la provincia de Guipúzcoa, donde robaron más de cuatro millones de pesetas (cerca de US$27 mil en el cambio actual) y a una furgoneta de seguridad del Banco de Vizcaya, donde sustrajeron unas 12 millones de pesetas más (cerca de US$80 mil).

Al año siguiente fue parte de la operación en la que ETA sustrajo más de 3 toneladas de dinamita de un polvorín en el municipio vasco de Hernani. Para diciembre de ese mismo año, parte de esos explosivos fueron utilizados para perpetrar el atentado contra el jefe de Gobierno durante la dictadura de Franco, Luis Carrero Blanco.

Aún en 1973, Ternera reemplazó a Txikia como encargado del frente militar etarra. Le tomaría solo siete años alcanzar un sitio en la cúpula terrorista y cuatro más convertirse en el segundo al mando de ETA, por debajo de Txomin Iturbe Abasolo, a quien reemplazaría tras su muerte en 1987.

A inicios de 1989 caería por primera vez, acompañado de su mujer Elena Beloki, Ternera fue apresado en la cárcel francesa de Fresnes antes de ser extraditado de regreso a España en 1996. Sin embargo, cuatro años después la justicia ibérica consideró que el terrorista ya había sido juzgado en los tribunales galos, por lo que decidió dejarlo en libertad.

Fue elegido diputado en representación de su natal Vizcaya por el partido Euskal Herritarrok, actualmente suspendido de la escena política por su vínculo con ETA. Sin embargo, en el 2002 fue citado por el Tribunal Supremo Español para declarar sobre su papel en el atentado contra la casa cuartel de Zaragoza, un ataque con coche bomba que dejó 11 muertos, cinco de ellos niñas de entre 3 y 7 años, en 1987.

Ternera no asistió y fue declarada una orden de captura en su contra que no tardó en ser acogida a nivel europeo y luego por la Interpol.

ETA

Fue elegido diputado en representación de su natal Vizcaya por el partido Euskal Herritarrok, actualmente suspendido de la escena política por su vínculo con ETA.

—Mediador en la clandestinidad—

Pese a su condición -primero de detenido y luego de prófugo-, Ternera ha estado a cargo de los principales diálogos sostenidos por ETA y el Gobierno Español en busca de una tregua. Primero, pese a estar encarcelado fue parte del equipo que fracasó en las negociaciones sostenidas en Argelia en 1989 y luego en la también fallida tregua de 1998. En el 2005 encabezó el diálogo con el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero que conllevó a la tregua del 2006, aunque luego fue apartado por el ala más dura de ETA.

Sin embargo, la paz duraría poco pues un año después el grupo terrorista anunció el fin del cese al fuego al perpetrar un atentado contra el aeropuerto de Madrid, matando a dos personas. La respuesta fue una serie de golpes certeros por parte de las autoridades españolas que debilitaron hasta casi extinguir a la organización terrorista.

Esto conllevó a que en el 2011 ETA anuncie el cese definitivo de su lucha armada y siete años después, en mayo del 2018, Ternera fue el encargado de leer la declaración que anunciaba la disolución y desmantelamiento del grupo terrorista.

—Escapista profesional—

El último anuncio del Ministerio del Interior Español deja dos puntos bastante claros: la disolución de ETA no implica el cese de los esfuerzos contra la organización pues aún hay más de 350 crímenes sin resolver y, dentro de ese marco, Ternera era “el militante de la organización terrorista ETA más buscado por los servicios policiales tanto españoles como franceses”.

Sin embargo, Ternera resultó ser un gran escapista –hay quienes lo atribuyen a la suerte y quienes sospechan de algún vínculo en el poder que siempre le avisaba- de los operativos montados en su contra.

Según El Mundo de España, Ternera escapó al menos en tres ocasiones entre mayo del 2011 y mediados del 2013 pese a estar cercado por la policía.

De todas ellas, probablemente la operación desarrollada en mayo de 2011 sea la que ha despertado mayores suspicacias”, reseña El Mundo.

En aquella oportunidad, el terrorista se encontraba escondido junto a su esposa y su hijo en la pequeña población de Saint Gervais. Sobre él pesaba una orden de búsqueda y captura. La operación venía siendo dirigida por los órganos de inteligencia francesa y española (DCRI y CNI, respectivamente).

Sin embargo, un día antes de ejecutar su captura Ternera escapó.

Inexplicablemente sorteó el reglaje que llevaban sobre él y desapareció. Cuando las autoridades indagaron sobre qué habría causado su alerta encontraron que recibió una llamada desde Kenia un día antes de su desaparición. Pese a la solicitud, los servicios españoles no consiguieron información relacionada a esa llamada por lo que no pudieron confirmar o desmentir que esta causara su fuga.

En octubre del mismo año se enteró de otro operativo en su contra y escapó sin mayores novedades.

Sin embargo, en el 2013 protagonizó la fuga que reveló su cara más astuta. Agentes galos e ibéricos habían vuelto a encontrar al terrorista, esta vez en Durban Sur-Azire, al sur de Francia. Ternera alquilaba una casa a un médico y se hacía pasar como profesor de historia en la pequeña villa de 200 habitantes. Todas las mañanas, antes de que apareciera el sol y sin faltar un día, salía a correr.

La razón, lejos de una preocupación por su salud, respondía a un riguroso manual de seguridad que poseía el terrorista y en el que incluía, por ejemplo, que sus parejas no llevasen teléfonos celulares cuando lo visitaran para evitar cualquier tipo de rastreo.

Durante sus trotes matutinos, Ternera inspeccionaba los alrededores a su vivienda en busca de alguna señal sobre las autoridades. El 16 de julio logró detectar el operativo que buscaba capturarlo y de esa forma, cuando las autoridades ingresaron en su hogar, solo hallaron a su pareja cargando a un niño. El bebé sería el presunto hijo de Ternera.

Pese a la incansable búsqueda, las autoridades no encontraron ningún documento de la organización terrorista ni el refugio o conducto por el que habría escapado el terrorista.

Tags Relacionados:

España

ETA

Josu Ternera

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada