Abu Bakr al Baghdadi fue asesinado por fuerzas especiales de Estados Unidos en Siria. (Foto: Reuters).
Abu Bakr al Baghdadi fue asesinado por fuerzas especiales de Estados Unidos en Siria. (Foto: Reuters).
Redacción EC

Washington. El cuerpo del líder del Estado Islámico fue lanzado al mar por las fuerzas militares de Estados Unidos luego de que se inmolara tras un operativo el fin de semana, dijeron a la AFP fuentes del Pentágono este lunes.

No se proporcionaron detalles respecto a cuándo y dónde se lanzó el cuerpo al mar, pero hicieron un paralelismo con el destino del cadáver del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, luego de que fuera asesinado por fuerzas especiales estadounidenses en 2011.

Los restos de Al Baghdadi “fueron tratados de forma apropiada”, había dicho previamente el jefe del estado Mayor Conjunto, general Mike Milley.

Estados Unidos llevaba años buscando al dirigente del Estado Islámico, que sembró el terror en un inmenso territorio entre Irak y Siria, y recibió informaciones sobre su presencia en una casa en la región de Idlib, en el noroeste de Siria, “donde vivía de forma permanente”, precisó el general.

Según Milley, el autoproclamado califa del Estado Islámico detonó el cinturón de explosivos que vestía al verse acorralado en un túnel junto con tres de sus hijos.

Sus restos fueron luego “transportados a un lugar seguro para confirmar su identidad gracias a un análisis de ADN”, añadió.

Donald Trump anuncia muerte de Abu Bakr al Baghdadi

La operación

El domingo, el presidente Donald Trump anunció que el escurridizo Abu Bakr al Baghdadi murió “como un perro” en una audaz operación nocturna de las fuerzas especiales de Estados Unidos en el noroeste de Siria.

En un discurso desde la Casa Blanca, Trump detalló que las fuerzas estadounidenses mataron a un “gran número” de militantes del Estado Islámico y acorralaron a Bagdhadi en un túnel, donde éste detonó un chaleco suicida.

“Él detonó el chaleco y se suicidó”, dijo Trump.

“Murió después de encontrarse en un túnel sin salida, gimiendo y llorando y gritando todo el tiempo”, agregó el mandatario, que detalló que tres de los hijos de Baghdadi murieron en la explosión.

El tiroteo fue intenso y hubo "muchas explosiones" dijo Trump que indicó que ninguno de sus comandos fue herido. La única víctima estadounidense fue un perro militar en el túnel.

La operación implicó el despliegue de ocho helicópteros que volaron durante una hora desde una base no revelada y contó con apoyo de Rusia, Siria, Turquía e Irak, dijo Trump.

También agradeció a los kurdos sirios "por un cierto apoyo" que brindaron.

AFP.
AFP.

- “100% seguro” -

El secretario de Defensa, Mark Esper, dijo en un comunicado que este es “un gran día para Estados Unidos y un gran día para el mundo”.

Según declaró a CNN, el equipo que ejecutó la misión tiene la confirmación visual y el ADN de la identidad de su objetivo.

El asesor de seguridad nacional de Trump, Robert O’Brien, detalló el mensaje que recibieron el presidente y sus asesores mientras supervisaban la redada desde la Sala de Crisis de la Casa Blanca.

“El comandante de la misión llamó y dijo ’100 por ciento seguro’ que Al Baghdadi estaba muerto”, declaró O’Brien en NBC.

En su apogeo, el Estado Islámico controlaba franjas de Irak y Siria en un estado autodeclarado -califato- caracterizado por la brutal imposición de una versión puritana del Islam.

La organización yihadista planeó o inspiró ataques terroristas en todo Europa, mientras utilizaba las redes sociales para atraer a voluntarios extranjeros.

Fue una guerra de años, en los que el grupo yihadista se hizo conocido por sus ejecuciones en masa y espeluznantes asesinatos de rehenes, antes de que la última porción de territorio del califato en Siria fuera tomada en marzo.

Un terrorista del Estado Islámico sostiene un cuchillo antes de asesinar al periodista estadounidense James Foley en Siria en agosto del 2014. (Reuters).
Un terrorista del Estado Islámico sostiene un cuchillo antes de asesinar al periodista estadounidense James Foley en Siria en agosto del 2014. (Reuters).

- Impulso, elogios y duda -

La muerte de Al Baghdadi es un gran impulso para Trump, cuya decisión de retirar un pequeño pero efectivo contingente de fuerzas estadounidenses de Siria provocó temores de una posible reagrupación del Estado Islámico y le granjeó una andanada de críticas, incluso en el Partido Republicano.

La noticia de la redada fue elogiada por líderes mundiales.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo en Twitter que era “un punto de inflexión” en la “lucha conjunta contra el terrorismo”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, calificó la operación como “un momento importante”, pero advirtió que esa lucha “aún no ha terminado”.

Un vocero del gobierno de Irán dijo que la muerte de Al Baghdadi no significa el fin del terrorismo del Estado Islámico, sino “apenas el fin de un capítulo”.

Pero Rusia planteó dudas sobre la muerte de Al Baghdadi. “El Ministerio de Defensa no tiene información confiable ... sobre la enésima ‘muerte’ de Bagdadi”, dijo el portavoz Igor Konashenkov.

Trump descartó las dudas. Si bien "no quedaba mucho" de Bagdadi, las pruebas de ADN confirmaron su identidad, dijo.

En Washington la oposición demócrata elogió el operativo pero advirtió que la amenaza del Estado Islámico no ha terminado.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que los legisladores deben ser informados tanto del operativo como de la política de Trump para la región. Agregó que “los rusos, pero no así los principales líderes del Congreso, fueron informados”.

Pero Trump dijo que no podía confiar en los demócratas, que le iniciaron un proceso de destitución.

Niños sirios se paran junto a un vehículo quemado en la zona donde habría sido abatido el líder del Estado Islámico. (AFP / Omar HAJ KADOUR).
Niños sirios se paran junto a un vehículo quemado en la zona donde habría sido abatido el líder del Estado Islámico. (AFP / Omar HAJ KADOUR).

- Helicópteros y aviones -

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) dijo el domingo que comandos estadounidenses fueron dejados por helicópteros en la provincia de Idlib (noroeste sirio), en una zona donde se encontraban “grupos cercanos al Estado Islámico”.

Ocho helicópteros dispararon contra una casa y un automóvil en las afueras de Barisha, precisó el OSDH, con sede en Reino Unido, pero que tiene una amplia red de fuentes dentro de Siria.

La operación terminó con la muerte de nueve personas incluyendo un líder del Estado Islámico llamado Abu Yamaan, así como un niño y dos mujeres, dijo.

Un corresponsal de la AFP pudo ver en las afueras de Barisha la carcasa de un minibús carbonizado.

Un habitante contactado por la AFP en esta zona dijo que había oído helicópteros y luego ataques de aviones pocos minutos después de la medianoche.

"Los aviones volaban a una altura muy baja, provocando gran pánico entre la gente", relató a la AFP Ahmed al Hassaui, un desplazado instalado en uno de los campamentos informales cerca de Barisha.

- Inteligencia conjunta -

Turquía, que llevó a cabo una ofensiva contra las Fuerzas Democráticas Sirias en el noroeste de Siria en las últimas semanas, tuvo “conocimiento previo” de la operación, dijo un alto funcionario turco.

“Hasta donde sé, Abu Bakr al Baghdadi llegó a este lugar 48 horas antes de la redada”, agregó.

Mazlum Abdi, jefe de las FDS dominadas por los combatientes kurdos, tuiteó que la operación fue resultado de un trabajo “conjunto de información con Estados Unidos”.

Bagdadi, un nativo iraquí que se cree que tenía alrededor de 48 años, era muy discreto. Desapareció en 2014 y solo fue visto en un video en el que llamó a vengar la derrota territorial del grupo.

Estados Unidos ofrecía 25 millones de dólares de recompensa por información sobre su paradero.

En septiembre, el Estado Islámico lanzó un mensaje de audio que se decía que era de Bagdadi, y en donde elogiaba las operaciones de los afiliados al grupo yihadista en otras regiones.

Fuente: AFP