Los heroicos actos de algunos tripulantes del Sewol
Los heroicos actos de algunos tripulantes del Sewol
Redacción EC

Mokpo, Corea del Sur (AP) Casi una semana después del hundimiento del ferry surcoreano, con la creciente ira popular por el número de muertos que podría alcanzar 300, el veredicto público contra la tripulación del Sewol ha sido brutal. "¡Cobardes!", escribieron en las redes sociales muchos ciudadanos indignados. "Imperdonable, asesinos", dijo el lunes el president Park Geun-hye en referencia al capitán y algunos de los tripulantes.

Algunos huyeron del transbordador, pero no todos. Por lo menos siete de los 29 tripulantes están desaparecidos o muertos, y varios de los que sobrevivieron se quedaron en la embarcación o sus cercanías para ayudar a los pasajeros.

"Sus últimas palabras fueron, "Voy a salvar a los chicos", dijo a los reporteros Ahn So-hyun sobre las últimas palabras de su esposo y desaparecido tripulante Yang Dae-hong, en una llamada de su teléfono celular cuando comenzó a hundirse el miércoles la embarcación. Se refirió a los 323 estudiantes de enseñanza secundaria que viajaban en el ferry, que transportaban un total de 476 personas.

Se ha confirmado la muerte de un centenar de personas, y más de 170 siguen desaparecidas. Los familiares, al igual que muchos otros surcoreanos, criticaron lo que consideran una desastrosa operación de rescate, y en especial la conducta del capitán. Él y dos tripulantes fueron detenidos y acusados de negligencia y de abandonar a la gente en momentos de necesidad. Otros seis tripulantes fueron detenidos —dos de ellos el martes— aunque los fiscales no obtuvieron aún órdenes judiciales.

El capitán Lee Joon-seok ordenó a los pasajeros que permanecieran en sus camarotes mientras el ferry se inclinaba y llenacerca de 40 minutos en ordenar la evacuación, huyendo después en uno de los primeros botes salvavidas.

Algunos tripulantes no se atreven a comentar sus acciones de auxilio debido a la indignación popular.

Uno de los maquinistas del Sewol se encerró el lunes en su habitación de hotel de Mokpo tras indicar a sus compañeros de trabajo que se mataría, dijo el fiscal Ahn Sang-don. La policía encontró una cuerda al entrar en el cuarto, pero al parecer el tripulante estaba ileso, agregó Ahn.

El maquinista fue uno de los dos tripulantes detenidos el martes, indicó el fiscal Yang Jung-jin. Había sido retenido por la Guardia Costera el lunes, pero Ahn dijo que fue por su propia seguridad.